El empleo resiste el alza del salario mínimo

En apenas millas de diferencia en dos estados no se han perdido trabajos donde el salario es más alto
El empleo resiste el alza del salario mínimo
Un total de 19 estados ha subido el salario mínimo por encima del establecido a nivel federal.
Foto: Archivo

Uno de los argumentos más esgrimidos a la hora de considerar la subida del salario mínimo es la consecuencia indeseada sobre el empleo. Quienes están en contra de elevar esta paga mínima advierten sobre la destrucción de puestos de trabajo dados los mayores costos de mano de obra.

La realidad de la experiencia en el corto plazo de los años en los que estados y ciudades han subido el paycheck más bajo sugiere que en lo que se refiere a creación y destrucción de empleo, hay más factores en juego y más determinantes que este.

Economistas de la Reserva Federal de Nueva York han publicado recientemente un estudio sobre los efectos de distintos salarios mínimos en la frontera entre Filadelfia, donde se abona el mínimo federal de $7.25 la hora, y Nueva York. En este último se ha ido aumentando progresivamente el federal desde 2013 hasta que se llegue a fines de este año a $13.75 para los trabajadores de comida rápida y $11.8 para el resto (sin propina).

En distancias que se miden en pocas millas los condados de ambos estados comparten muchas características que son importantes a la hora de determinar salarios y es más fácil comprobar si los negocios están moviéndose de un estado a otro en función de estos costos. Los economistas han verificado que en los empleos de ventas, comercio y servicios en bares, restaurantes y hoteles no ha habido un efecto negativo en el empleo de Nueva York.

En el sector de bares, restaurantes y hoteles, los economistas dicen que el empleo ha aumentado en Nueva York tanto como en Filadelfia e incluso ha estado más fuerte. En el caso de las ganancias de los trabajadores, al inicio de los aumentos de los salarios no hubo un cambio notable pero a medida de que estos han ido incrementándose, los trabajadores del lado norte de la frontera han mejorado sus cheques un 33% mientras que los del sur han disfrutado de un incremento del 15%.

“Estas tendencias sugieren que los incrementos del salario mínimo han tenido el efecto buscado de elevar el salario de los trabajadores en industrias de bajos salarios sin afectar negativamente al empleo”, dicen los economistas.

En el caso del comercio al por menor, un sector en crisis, no hay diferencias notables en cuanto al empleo tampoco.

Los economistas dicen que van a hacer seguimiento de esta franja en la que no han encontrado efectos negativos en el empleo pero si positivos en los salarios. Reconocen que estas conclusiones son de corto plazo y que queda por determinar el que se produzca en el largo cuando se pueda saber si cambia dónde se localiza un negocio u otro, se hacen o no inversiones o se renuevan alquileres.

La subida del salario  mínimo ha sido más notable en ciertos condados donde se ha llegado a $15 la hora, entre ellos los de la ciudad de Nueva York. A corto plazo y en conjunto los efectos negativos parecen no haber emergido porque según datos de agosto del BLS (Oficina de Estadísticas laborales) la mayor subida del empleo entre agosto de 2018 y de 2019 en el país se ha registrado en las áreas metropolitanas de New York, Newark y Jersey City, donde los salarios mínimos son más elevados que en la mayor parte del país.