¿Qué son los pezones invertidos y cuáles son sus riesgos?

Esta es una anomalía que tiene diversas causas, y por eso es importante acudir al especialista
¿Qué son los pezones invertidos y cuáles son sus riesgos?
Foto: Shutterstock

Los pezones invertidos no son un problema de salud si se trata de un proceso congénito que se produce en la fase embrionaria, pero que aparece durante la adolescencia, cuando se produce el desarrollo mamario.

Esto significa que los pezones se retraen hacia la parte interior del pecho, y esta condición puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres.

¿Los pezones invertidos afectan a la salud?

Los pezones invertidos congénitos no representan un peligro a la salud, ya que son benignos. Estos se manifiestan en el proceso del crecimiento o desarrollo del paciente. Cabe destacar que este fenómeno se produce, en su gran mayoría en las mujeres.

Por eso, puede que esta anomalía represente un problema estético para la mujer, y que se puede solucionar a través de una cirugía estética.

Por otra parte, esta anomalía no compromete la salud. Sin embargo, cuando el pezón invertido aparece después de la adolescencia, es necesario acudir a un especialista.

Cuando sí es un peligro para la salud

Si el fenómeno aparece después del desarrollo mamario, entonces es necesario acudir a un especialista, ya que se puede tratar de un posible cáncer. En este sentido, la anomalía solo aparece en un solo pezón.

Además, el proceso de inversión del pezón es mucho más rápido. Por lo que puede indicar un desarrollo de cáncer de mama. Y además de la inversión del pezón, es posible detectar un pequeño bulto en el seno.

El chequeo constante es importante para detectar estas anomalías. Debido a que es un proceso que se desarrolla mucho más rápido se puede detectar casi de forma inmediata. El examen médico revelará si se trata de cáncer o de alguna otra anomalía física.

cáncer de mama
Foto: Shutterstock

En el caso de los hombres, la inversión del pezón también puede darse, aunque son pocos los casos que existen. Sin embargo, en los hombres es una señal clara de un posible desarrollo de cáncer.

Por eso no hay que dejar pasar por alto estas singularidades que se desarrollan en el cuerpo, ya que contribuyen a detectar el cáncer a tiempo, y es posible tratarlo.