Isabella Castillo habla del regreso de Rafael Amaya a El Señor de los Cielos de Telemundo

La reveló cómo fue su encuentro con el actor, y dio detalles de lo que será esta séptima temporada que dará inicio el 14 de octubre a las 10/9C
Isabella Castillo habla del regreso de Rafael Amaya a El Señor de los Cielos de Telemundo
"El Señor de los Cielos" en su séptima temporada
Foto: Telemundo

La Opinión viajó a Grecia, Mykonos, en busca de Rafael Amaya, Aurelio Casillas en El Señor de los Cielos de Telemundo, serie que regresa a la famosa cadena hispana con su séptima temporada, este 14 de octubre a las 10/9C.

Para saber más detalles de lo que está por venir en esta serie de acción conversamos con Isabela Castillo, quien le da vida a Diana Ahumada, personaje que tiene su propia agenda en la serie, pero que verá sus sentimientos implicados a fondo con la familia Casillas, gracias a lo llega a sentir por Amado Casillas, el famoso y solitario hermano de Aurelio en El Señor de los Cielos. 

Pregunta: ¿Qué es lo que el público va a encontrar en esta nueva temporada, y cómo te verán a ti?

Isabella: El público va a encontrar un toque de realismo, de verdad, porque esta temporada mostrará a fondo el conflicto familiar, que ya se a visto antes pero que ahora explotará más. También se verá el conflicto entre la pareja, pero no por celos sino conflictos del día a día. En esta séptima temporada se expondrá la tragedia tan terrible de ser un narcotraficante y de caer en la familia Casillas, y ser parte de la misma. También se verán todas las pérdidas que éstos van a tener que vivir. Ahora se verá el lado más crudo de ese mundo.

P: Ha habido mucha especulación sobre el regreso o no de Rafael Amaya a El Señor de los Cielos. Será que nos puedes contar cómo lo viste, grabaste con él, cómo está, no Aurelio, sino el actor, Rafael Amaya…

I: Rafa sí regresó, no es mentira. Sí estará, yo grabé con él. Sí lo vi. No me tocó grabar mucho con él, pero me pareció muy chistoso, siempre bromeando mucho en el set, siempre buena onda. Y sí es cierto que regresó. Ahora, qué va a pasar con su personaje… ahí les dejamos la bomba, vayan a verlo este 14 de octubre.

En la temporada pasada trabajaste con tu compañero -Matías Novoa- que en el fondo era el hombre que te gustaba, tu novio…

No… (Risas) es que nunca fuimos novios.

¿Entonces de compañeros pasaron a marido y mujer?

Pues casi. La verdad es que fuimos novios hasta el final de la temporada pasada. El último día de grabación, de hecho, fue cuando nos “ennoviamos”.

¿Ahora estás trabajando con tu esposo, cómo ha sido el cambio?

Todo cambió (Risas).

¿Para bien o para mal?

Para mal (Risas). Antes las escenas de sexo, por poner un ejemplo, eran mucho más fáciles, sobre todo para Matías y la gente piensa que las escenas de cama implican sentir algo, cuando la verdad es que son incómodas porque hay mucha gente en escena, una está con tapa pezón, estás sudando, pero te tienes que verte bien.

Todo es muy mecánico. Las escenas de sexo son horribles.

Entonces antes para nosotros las escenas de sexo, antes, eran una grabación normal, como si el día de mañana me tocara hacerla con otro actor. No pasa nada y en ese entonces éramos amigos. Pero ahora, Matías dice que sí le cuestan mucho más las escenas de sexo, porque ahora está con su esposa, su mujer de verdad, y hay hombres ahí y eso lo incomoda. Para mi no es difícil, pues el hombre siempre anda sin camisa igual, no hay nada que nadie haya visto antes, pero la mujer es la que más sufre porque se expone. Y esto ahora le cuesta trabajo y yo también siento su energía. Y ahora trabajar juntos y regresar a la casa juntos también es otra historia. Sobre todo porque ahora en esta temporada llevaremos una relación muy fuerte. No física. No violenta. Será fuerte a nivel emocional y verbal. Estará cargada con muchos conflictos y quiérase o no, a veces te llevas el personaje a la casa.

¿Este estrés no se ha aumentado con la planeación de la boda -la pareja tendrá su ceremonia religiosa esta semana-?

Claro. Y ni hemos tenido tiempo para la organización de la boda.

¿Pero de todo esto qué o cuál ha sido la mejor parte?

La mejor parte ha sido cuando hemos tenido un mal día como pareja en la vida real, y cuando teníamos las escenas de pelea… Si ven alguna escena que de verdad uno diga: ¡Guao… qué bien les salió! Era porque estábamos descargando. Estuvo padre porque la verdad nos conocemos muy bien.

¿Este tipo de historias han sido juzgadas duramente por cierta parte del público, y todo radica en la exposición de la vida del narcotraficante, pero como actor, a nivel interpretativo es otra cosa. La mujer, el papel de la mujer por ejemplo, no es el de la damisela en peligro, para bien o para mal es una mujer empoderada, tú, ¿cómo has vivido este proceso, este personaje?

Yo estoy muy honrada, porque por lo general ponen a las viejas súper ladys o sometidas, o como las más guapas con el “vestidito” sexy… pero por ejemplo, yo en en vida real desde chiquita he sido una “Tomboy”. Y eso no quiere decir que no soy lady, y que no ame el maquillaje… pero está padre eso de mi personaje, que es un poco diferente en ese sentido.

Diana es una mujer fuerte que no le tiene miedo a ningún hombre. Quitando el rol del narcotráfico en la historia, ahora en la sociedad la mujer está cambiando. Siempre nos toca más difícil, el hombre siempre tiene la palabra, las de ganar en cualquier circunstancia, que puede estar bien, a veces, pero también hay que darle chance a la mujer. Y en esta temporada, no solamente con mi personaje sino con las mujeres en general, sí le están dando ese chance de “sí tu vas a disparar, yo también puedo”.

Telemundo es pionero en este tipo de personajes, y en este tipo de series. En esta temporada tenemos mayor presupuesto. Estamos en Mykonos, Grecia (señaló entre risas). Pero no sólo eso, sino también en los lentes, a nivel producción no hay nada que envidiarle a otros. Como actriz latina también me siento orgullosa de decirle a los americanos “mira los latinos también somos capaces de hacer las mismas cosas como ustedes o mejor”.