Un descuento que cuesta muy caro

Las tarjetas de tiendas cargan tasas--APR-- más elevadas que en 2018
Un descuento que cuesta muy caro
Las tarjetas de crédito de las tiendan tienen un APR medio del 27.52% este año./shuttrestock
Foto: Shutterstock

No es casual que sean los padres de los más pequeños quienes más caigan en la tentación de acceder a un descuento cuando llegan a la caja a pagar. Compran ropa y zapatos para niños que parece que crecen cada tres meses. Necesitan mucha ropa nueva antes de que empiece la escuela, la temporada de frío (porque lo del año pasado no vale a todos los hijos) y la de calor.

Los padres son de lejos los que más aceptan solicitar la tarjeta de crédito de una tienda a cambio de un descuento de lo que lleven a pagar. De hecho, este es el motivo que lleva al 59% de los clientes a solicitar estas tarjetas y el 31% solicita este medio de pago porque le gusta la tienda y compra en ella con frecuencia.

El problema es que esa rebaja puede salir cara porque las tasas de interés de las tarjetas de las tiendas, las que se ofrecen en ellas y tienen su marca y logo, rondan una media del 27.52%, según el estudio que ha hecho de ello Creditcards.com.

En el caso de que tengan una marca conjunta: una tienda o un centro comercial con una entidad financiera, la tasa media es de 23.39% de APR.

Esos son los porcentajes que se aplican al balance que se pueda arrastrar por no pagar a tiempo mensualmente el total de lo que se debe (además de las comisiones que se impongan). En un balance de $500 del que se paguen $50 mensualmente con una comisión anual de $25, el costo de este APR anual del 27.52% eleva el total del precio de lo que se haya comprado a $81.81. De acuerdo con la calculadora de CapitalOne (https://www.capitalone.com/credit-cards/calculators/payoff/) se tardará más de un año en devolver la cantidad.

Son tasas muy altas, según se puede ver desde varios puntos de vista.

  1. Son 29 puntos básicos más que las del año pasado en el caso de las tarjetas de la marca de la tienda y 33 puntos en el caso de las que tengan una marca conjunta.
  2. Es mucho más que el resto de tarjetas no afiliadas a una tienda o centro comercial en los que el APR o tasa de interés es del 21.10% (que ya es bastante, por otro lado)
  3. Las tasas de interés controladas por la Reserva Federal están bajando así como lo están haciendo las de las hipotecas.

Algunas tarjetas tienen unas tasas incluso más altas. Según el estudio de CreditCards.com, Brandsource y Big Loots (artículos para el hogar). Piercing Pagoda, Zales y Discount Tire son las que más cargan, entre 29.99% y 30%.

Si no tiene un presupuesto para pagar el balance completo de la tarjeta de una tienda mensualmente, considere alternativas a estas.

Ted Rossman, analista de CreditCards.com explica que algunas veces estas tarjetas ofrecen retrasar las tasas de interés durante un periodo de tiempo, seis meses o más –como un incentivo más– pero cuando este periodo finaliza los intereses se cargan retroactivamente por lo que aún queda por pagar a no ser que se haya liquidado lo que se debe.

Hay tarjetas como las de Amazon, Target, Best Buy, Gap y Ann Taylor que recompensan con un 5% de devolución sobre las compras y en un porcentaje menor ocurre lo mismo con la de Costco, que se suele usar en grandes compras y puede ser redimida en la propia tienda. Si no se tiene balance de un mes a otro pueden ser interesantes.

Pero más que estas son muchas de las generales que a diferencia de las que son solo de las tiendas pueden usarse en muchos comercios y suelen traer algún tipo de devolución, descuento y desde luego un menor APR.

Fáciles de conseguir

Aunque el descuento y la fidelidad a la marca son las razones más habituales para solicitar una tarjeta de una tienda, el 29% de los consumidores lo hace porque fue fácil de que se la dieran.

Tradicionalmente se ha considerado como una de las maneras de construir una historia crediticia porque son más fáciles de obtener que una Visa o Amex. Pero hay más vías más como las  tarjetas de crédito aseguradas. Para usarlas se tiene que hacer un depósito que no se usa más que como aval o colateral en caso de que no se pague el balance de la tarjeta. El uso y pago de esta tarjeta se reporta a los bureaus de crédito y se construye o mejora una historia crediticia.