Administración Trump detuvo en la frontera a más de 75,000 menores que inmigraban solos

Es la mayor cantidad de niños migrantes arrestados
Administración Trump detuvo en la frontera a más de 75,000 menores que inmigraban solos
Por su parte, México detuvo a 40,500 menores no acompañados
Foto: Abraham Pineda Jácome / EFE

Las autoridades fronterizas estadounidenses arrestaron el año pasado en la frontera a más niños no acompañados que en cualquier otro periodo registrado, según los datos publicados este martes. Esta cantidad supera incluso la alta cifra de menores que, durante la era Obama, trataban de cruzar a tierra estadounidense sin ningún adulto.

Los agentes migratorios capturaron a un total de 76,020 menores -la mayoría centroamericanos– que viajaban sin sus padres en el año fiscal que terminó en septiembre. De acuerdo a la información de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), esta cifra supone un aumento de un 52% respecto al año fiscal anterior.

The New York Times informa de que el crecimiento ha sido parecido en México. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, que encrudeció sus medidas migratorias tras las presiones y amenazas de Donald Trump, detuvo a 40,500 inmigrantes menores que se dirigían al norte sin compañía de adulto alguno. La sumas de las detenciones de niños en ambos países asciende a 115,000.

Casi 25 menores que habían puesto rumbo al norte dijeron en entrevistas con The Times conocer a los peligros que enfrentaban con el viaje y que; si los agarraban; podían acabar hacinados en instalaciones sucias de cualquiera de los dos lados de la frontera. Además, no son ajenos a los agresivos intentos de Trump de bloquear la inmigración que llega por la frontera sur. Aún así, decidieron correr el riesgo para escapar de la pobreza, la falta de oportunidades y violencia.


Demócratas revelan detalles del proceso de juicio político contra Donald Trump

Muere inmigrante mexicana. Estaba enferma cuando la encontraron dos semanas antes

Policía disparó en su casa contra quien pensó que era un intruso. Pero se equivocó