Dieta de la piña: baja de peso, desinflama, depura y quema grasa

La piña es considerada un alimento-medicina esto se debe a su gran poder antioxidante y su contenido en bromelina. Se le atribuyen grandes cualidades para bajar de peso, esto se debe a sus beneficios diuréticos, desintoxicantes y quema grasa
Dieta de la piña: baja de peso, desinflama, depura y quema grasa
La dieta de la piña es un plan de 4 días ideal para desinflamar el vientre, depurar el organismo y limpiar a profundidad la piel.
Foto: Pxhere

La piña también conocida como ananá es una de las frutas de mayor tamaño, es originaria de América del Sur y depende del clima tropical para darse. Entre sus principales virtudes se destaca por sus espectaculares propiedades antioxidantes, diuréticas, desintoxicantes y su alto contenido en vitaminas y minerales.

Las bondades curativas de la piña son inmensas se destaca por su alto contenido en una enzima llamada bromelina, a la que se le atribuyen sus beneficios para mejorar la digestión. Esto se debe a su capacidad de fragmentar las proteínas y convertirlas en aminoácidos, esto favorece enormemente al sistema digestivo.. En este sentido también es un gran aliado para estimular la producción de jugos gástricos, ayuda en casos de diarrea ya que inhibe el crecimiento de los microbios intestinales. También se le reconoce como un alimento con poderes antiinflamatorios, es buena para promover una buena salud cardiovascular esto se debe a que inhibe la agregación plaquetaria, interfiere en el desarrollo de células malignas por lo que es un excelente aliado para combatir el cáncer y es uno de los mejores remedios para combatir afecciones en las vías respiratorias, catarros, asma, alergias y sinusitis. 

Debido a las maravillosas propiedades nutricionales y medicinales la piña se ha vuelto un alimento clave para bajar de peso y por ello fue creada la famosa dieta de la piña. Esta dieta se destaca por ser un efectivo plan de 4 días en los que se lleva al organismo a un proceso de desintoxicación, depuración de los principales órganos, se elimina la retención de líquidos y por supuesto se baja eficazmente de peso. 

Beneficios de la dieta de la piña

  • Esta dieta es ideal para bajar de peso rápidamente, sobretodo cuando se tiene algún compromiso importante ayuda muchísimo.
  • Reduce significativamente la inflamación abdominal. 
  • Quema grasa corporal de manera natural.
  • Desintoxica al organismo de los excesos y toxinas. 
  • Depura órganos vitales como son el páncreas, el hígado y los riñones.
  • Aumenta los niveles de hidratación del organismo.
  • Limpia e hidrata la piel.
  • Combate padecimientos digestivos y estreñimiento.
  • Regula los altos niveles de colesterol y triglicéridos. 

¿Cómo hacer la dieta de la piña?

Llevar a cabo esta dieta es muy sencillo, lo más importante es consumir durante 4 días piña durante todo el día. Esto se deberá complementar con la ingesta de alimentos bajos en calorías, conservar los óptimos niveles de hidratación, consumir 5 comidas al día, dormir bien y hacer actividad física. A continuación un ejemplo del menú de un día entero de este régimen alimenticio:

Desayuno 

  • 3 rebanadas de piña
  • 1 taza de avena
  • 1 taza de yogurt bajo en grasa
  • 1 té de manzanilla

Colación día:

  • 1 vaso de jugo de piña natural
  • 1 rebanada de pan tostado integral
  • 1 huevo cocido

Comida

  • 1 taza de caldo de pollo con verduras
  • 100 gramos de pechuga de pollo asada, pescado o salmón
  • 2 rebanadas de piña con fresas

Colación tarde: 

  • 1 vaso de jugo de piña natural
  • 1 taza de yogurt sin grasa con trozos de piña natural

Cena:

  • Ensalada mixta de lechuga, tomate y pepino
  • 90 gramos de pechuga de pollo asada
  • 2 rebanadas de piña en cubitos

La idea es seguir un plan similar durante 4 días completos, respetando los alimentos permitidos son avena, cereales integrales, pan integral, yogurt descremado, vegetales variados, como única fruta la piña carnes blancas y magras, huevo e infusiones naturales. Evita el consumo de carnes rojas, harinas refinadas, grasas saturadas, embutidos, bollería, exceso de azúcar, sal, alcohol e irritantes.