Cómo pintar y dejar como nuevos muebles viejos de Ikea

Permita que su mueble favorito reviva con esta técnica de rehabilitación.

Dale una nueva vida a tu viejo mueble de Ikea.
Dale una nueva vida a tu viejo mueble de Ikea.
Foto: Kissu / pixabay.com

Si usted es una de las personas que le ha gustado adornar su casa con muebles de Ikea, sabe que muchas de las opciones que la tienda nos ofrece son artículos de madera. Sin embargo, a pesar de la belleza en su diseño y su funcionalidad, el paso de los años puede hacerse notorio en su mobiliario favorito. Esto tiene solución y usted mismo puede hacerlo.

Hay ciertos puntos a tomar en cuenta antes de realizar cualquier trabajo con madera:

  1. Paciencia, ya que el proceso de pintura conlleva varios días de esfuerzo, pero resultará satisfactorio ver su resultado;
  2. Necesita un espacio especial en su hogar o un pequeño taller donde pueda realizar su labor de recuperación, tanto por los residuos que se dejan como por el propio olor de la pintura y demás solventes;
  3. Hay muebles que deberá desarmar por sus elementos de metal, por lo que le recomendamos marcar las piezas (tornillos, bisagras, perillas) con algún número o seña que le indique en dónde van colocadas conforme las va retirando para su posterior instalación.

Los materiales que requiere: paños y estopas, detergente para lavavajillas, una lija fina (320 o 400) y otra de grano medio (120 o 140), una pintura de imprimación a base de aceite para madera, pintura a base de aceite o agua para madera y un par de brochas.

Después de haber desmontado el mueble a pintar, lave todo el mueble con el detergente de tal manera que con un paño limpio pueda quitar cualquier mancha o residuo. Las zonas que debe limpiar, son todas aquellas partes laminadas expuestas, ya que si remoja las orillas de madera prensada y no las seca de manera adecuada, puede dañar el interior de su pieza. Con otro paño, seque cada módulo.

Luego de que cada parte de su mobiliario esté completamente seco, lije las superficies a pintar con su lija de grano medio. Recuerde que, por el espesor de esta herramienta, es importante hacer el lijado en dirección a la forma de su pieza (la madera cuenta con líneas naturales que servirán como su seña) para evitar dañarla o rayarla. El lijado debe ser moderado, no tan intenso, para no afectar su acabado. Posteriormente, de manera más relajada, termine el lijado con papel fino.

Limpie su mueble de cualquier capa de polvo y, de ser posible, aspire el lugar para que esas partículas no regresen a su equipo, afectando su terminado. Prepare su mezcla de imprimación con un solvente y, con una brocha, aplique una primera capa.

Cuando hayan pasado varios días y la imprimación esté completamente seca, sin tanta presión, lije de nuevo la superficie con su papel de grano fino. No se alarme si el mueble deja un residuo blanquecino, es normal; sólo limpie la zona y añada una segunda capa de imprimación. Espere de nuevo los días pertinentes para su secado.

Después de haber realizado por lo menos dos capaz de imprimación, primero con papel medio y luego el fino, lije la zona a pintar, quite el polvo, limpie muy bien la zona y, con la otra brocha, comience a pintar del color que haya elegido.

Deje pasar un par de días hasta que haya secado, repita el proceso de lijado y pintura, permita que seque y comience a armar su artículo. Lo ha logrado, usted mismo ha restaurado su mueble preferido.

 

FUENTES CONSULTADAS:

Bob Vila / Erin Spain / About Español / Mumora / Madera Fina