Padre alcohólico deja de beber al ver un selfie suyo

El hombre tocó fondo y ahora que ya no bebe está recuperando su vida perdida
Padre alcohólico deja de beber al ver un selfie suyo
Crédito: Pxhere
Foto: Pxhere

Un padre ex alcohólico, que solía beber una botella y media de whisky al día, habló sobre cómo ver su propia selfie finalmente lo obligó a ponerse sobrio.

Gene Davis, de 47 años, de Cwmaman, en Gales, había estado luchando contra el alcoholismo durante décadas. Su consumo excesivo de alcohol le costó múltiples trabajos, relaciones e incluso su matrimonio.

Pero bastó verse en una foto y comprobar su deterioro para cambiar. Una foto que se tomó después de ser hospitalizado por caerse de una litera es lo que le sirvió de ayuda definitiva para abandonar la bebida para siempre.

El accidente ocurrió mientras Gene se quedaba en la casa de un amigo, ya que tuvo que abandonar la casa familiar por su adicción al alcohol.

Me dieron la habitación libre, que tenía una litera, y debí haberme quedado profundamente dormido. Me desperté en mitad de la noche con ganas de ir al baño y olvidé por completo que estaba en lo alto, a seis pies de altura. Caí al suelo como una piedra, golpeándome la cabeza en el camino.

No me dejó inconsciente, me tambaleé y fui al baño para ver mi estado frente al espejo. Al principió pensé que no me había lastimado, pero luego vi la sangre, levanté mi cabello y una gran solapa de piel se desprendió. Me di cuenta de que me había cortado parcialmente el cuero cabelludo y realmente podía ver mi cráneo. Tenía qu ir al hospital”, recuerda.

Gene comenzó a beber por primera vez cuando era un joven adolescente y tocaba en una banda junto a su prima, Kelly Jones de la conocida banda Stereophonics.

Aunque no culpa completamente al rock and roll, Gene confesó que se había sentido presionado para estar a la altura de la “imagen del baterista de rock” cuando no estaba en el escenario.

Gene terminó siendo expulsado de la universidad por no asistir a clases, luego trabajó encadenó varios trabajo de los que fue despedido.

Siguió bebiendo durante muchos años, ocultando su adicción incluso a sus padres.

Desde su accidente hace 18 meses, Gene dejó de beber por completo y ahora se está centrando en ser un buen padre para su hijo, Joe.