Nueva ley prohibe que candidatos a puestos municipales reciban donativos de constructores

Aplica solo para las contribuciones políticas de quienes hacen negocio con la Ciudad de Los Ángeles

Nueva ley prohibe que candidatos a puestos municipales reciban donativos de constructores
04/23/18/LOS ANGELES/ Los Angeles Mayor Eric Garcetti and Councilmember Mike Bonin joined housing advocates, labor leaders and community activists during a press conference outside Los Angeles City Hall in support of the Affordable Housing Act, which would repeal the Costa Hawkins Rental Housing Act of 1995. The advocates announced the submission of over 565,000 voter signatures throughout the 58 counties in California to place the Affordable Housing Act on the statewide November ballot.Ê (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

El Concejo de Los Ángeles aprobó una nueva ley que impide que los constructores con proyectos inmobiliarios que requieren un voto de los concejales, puedan dar contribuciones políticas a los candidatos a puestos municipales.

“Desde el primer día que asumí el cargo, ésta es una legislación en la que creo, y por la que he peleado”, dice el concejal David Ryu quien durante cuatro años trató de pasar una ley municipal para reformar las finanzas electorales.

“Hoy hemos dado un paso crucial. No hay nada más fundamental que la confianza en nuestra democracia, y hoy estamos poniendo las bases para que la municipalidad trabaje para la gente”, asegura.

El primer coreano-americano que se convirtió en concejal de Los Ángeles en 2015 se anotó una victoria al lograr que se aprobará una ley que impide que los candidatos a puestos municipales reciban donativos de constructores que hacen negocio con la Ciudad. (Araceli Martínez/La Opinión).

La reforma a las finanzas de campaña fue una de los primeros proyectos de ley que el concejal Ruy intentó presentar en 2015 cuando llegó al Concejo.

En una primera etapa pretendía que se prohibieran las donaciones hasta de sindicatos, partidos políticos y grupos, y solo dejar las de los individuos. Pero la medida fue completamente impopular entre los concejales, y no obtuvo ni un solo voto.

En 2018, presentó una legislación similar. La diferencia con la ordenanza aprobada esta semana, introducida en enero de este año, es que fue apoyada por la Comisión de Ética de la Ciudad.

Es una victoria agridulce porque el concejal Ryu hubiera querido una ley mucho más fuerte. Por lo tanto, reconoce que no es perfecta, pero es peor no hacer nada. Esta ley municipal es solo un primer paso para una reforma más amplia por la que él seguirá peleado”, dice Mark Pampanin, vocero de Ryu.

Además le va a dar a la gente la seguridad de que los proyectos de construcción que sean votados para sus barrios, responden a una necesidad, y no porque el concejal que le corresponde recibió un cheque abultado en donativos de parte del constructor, indica.

“Debemos reconocer que hay mucha desconfianza entre los angelinos hacia el Concejo. Hay una percepción de corrupción. Con esta ley, vamos a asegurarnos que ningún proyecto inmobiliario venga atado a una contribución política”, remarca.

Ryu no recibió donativos de los constructores con negocios con la Ciudad cuando compitió por el cargo en 2015.

Kathay Feng, directora de la organización Common Cause vio como muy positiva la prohibición establecida por el Concejo de Los Ángeles. “Abre el campo para que más gente pueda participar por un puesto público en la Alcaldía”, dijo.

Y explicó que lo que sucede es que los constructores o grupos que dan dinero a los candidatos al Concejo, reciben a cambio más atención y una consideración más cuidadosa.

“Por naturaleza humana, se tiende a ser más amable con quienes nos aportan una cantidad generosa para una causa. Esos donantes ganan acceso especial. Ahora que esos donativos hagan que los políticos cambien sus decisiones sobre temas importantes, es difícil saber”, observa.

Pero la nueva ley, considera que llega en momentos en que se llevan a cabo muchos proyectos inmobiliarios de vivienda accesible en la Ciudad. Así que, dice Feng, responde a una necesidad.  

La prohibición de contribuciones políticos de los desarrolladores inmobiliarios que hacen negocio con la Ciudad de Los Ángeles entrará en vigor para la elección general del año 2022. Aplicará para los candidatos al Concejo, la Alcaldía, el Fiscal de la Ciudad y el Contralor Municipal.