El polémico y cambiante vínculo entre Luis Miguel y su hija Michelle Salas

Durante mucho tiempo el cantante no reconoció como su hija a la modelo

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de La Opinión puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

Tiene 30 años. Vive en Nueva York. Fue fotografiada muy cerca del empresario hotelero Alan Faena, y es habitué de su hotel en Miami. Es modelo, fashion blogger, influencer y desde hace poco, dueña de una tienda de ropa online. Pero, ¿cuál es la historia de Michelle Salas, la única hija mujer de Luis Miguel?

Bien conocida es la traumática relación del cantante mexicano con su padre, o el drama por la desaparición de su madre (ambas situaciones están bien retratadas en su biopic de Netflix ‘Luis Miguel, la serie’). Pero poco se sabe de las idas y vueltas de “El Sol” con su hija Michelle, a quien no reconoció por mucho tiempo.

Michelle nació el 13 de junio de 1989, fruto de la relación del artista con la cantante y actriz Stephanie Salas. Estuvieron juntos alrededor de un año, pero todo indica que fue una relación intensa. En ese momento, Luismi negaba absolutamente la paternidad de la niña. Pero según se supo más tarde, visitó regularmente a su hija en privado, hasta que ella cumplió 6 años, momento en que dejó de hacerlo.

Por 10 años, las versiones sobre la hija no reconocida de Luis Miguel continuaron revoloteando y retomando fuerza de tanto en tanto. Hasta que a sus 16 años, Michelle Salas dio una demostración de que poseía algo de la personalidad de su padre.

Ya no quiero que me compadezcan por ser la hija no reconocida de Luis Miguel, cuando él sabe que existo. No le pido una vida, solo quiero que me dé cinco minutos para que me explique sus razones. Que me diga qué pasó y ya“, le dijo la joven a la revista Quién en el año 2005, en lo que fue un claro llamado de atención.

Y él tomó nota. En 2007, justo cuando llegó al mundo su primer hijo varón (Miguelito) con la actriz Aracely Arámbula, el cantante empezó a acercarse nuevamente a su hija. Y no solo eso, le pidió a su representante que iniciara gestiones para finalmente darle su apellido.

El reencuentro entre ambos se dio en 2008, y a partir de ahí la relación fue otra. Incluso se vio a Salas viviendo con su padre y su familia en su casa de Los Ángeles. Pero la calma duró poco. La joven de 19 años se enamoró de Alejandro Asensi, el representante de su padre, quien era 20 años mayor que ella.

Al enterarse de esto (y a través de una revista) Luis Miguel volvió a cortar relación con su hija, al tiempo que despidió a su manager. Aun así, este nuevo distanciamiento no duró mucho. El vínculo entre ambos ya no era el mismo: estaba recompuesto. Y con el tiempo, padre e hija se reconciliaron.

View this post on Instagram

04/19 ❤🎂

A post shared by ᴍɪᴄʜᴇʟʟᴇ sᴀʟᴀs (@michellesalasb) on

En 2018, al ser consultada por una periodista sobre la serie que cuenta la vida del cantante, Michelle declaró: “Estoy muy orgullosa, admiro muchísimo a mi papá y su historia. Estoy muy contenta de que él haya querido hacer esto”.