La millonaria mansión flotante a la venta que está causando sensación en Miami

La empresa Arkup se muestra como una solución ante el cambio climático.

La mansión flotante de Arkup en Miami Beach, Florida.
La mansión flotante de Arkup en Miami Beach, Florida.
Foto: Waterstudio, Arkup

La tecnología se hace presente en Miami ante el aumento en los niveles de agua de sus costas debido al cambio climático. La empresa Arkup desarrolló una casa flotante que no sólo pretende ser una solución al problema, sino que maneja todo un estilo de vida que no se limita a vivir cerca del mar sino en él.

En los muelles del 400 Alton Road, en South Beach, se encuentra la casa flotante de $5.5 millones, que funciona con 119 paneles solares, generando 182 kilowatts de energía, equipado con un sistema de recolección y purificación de agua de lluvia, convirtiéndolo en una vivienda autosuficiente y ecológica.

Arkup fue fundada por los ingenieros franceses, Arnaud Luguet y Nicolas Derouin, residentes de Miami y entusiastas de las energías renovables, por lo que llevaron a cabo este innovador proyecto de viviendas en la localidad debido a las estimaciones del equipo de trabajo de Sea Level Rise, que sugieren un aumento constante de los niveles del mar en el sur de Florida, generando inundación en la costa.

“Está sucediendo ante nuestros ojos”, mencionó Derouin al Miami Herald. “Las zonas costeras son las más deseables pero también las más expuestas. Miami está implementando medidas de resiliencia. Esperamos que Arkup pueda ser una pequeña parte de la solución“.

De acuerdo con la presentación para Architectural Digest de Marius Koller, broker de Arkup, la casa tiene dos pisos con un espacio interior de 2,600 pies cuadrados y 1,750 pies cuadrados de espacio exterior.

En la planta baja, hay una acogedora estancia, comedor, cocina, un baño, cuarto de lavado y un pequeño cuarto con una cama Murphy que podría ser una oficina o una cuarta habitación para invitados. Todos los muebles son diseños de la empresa brasileña Artefacto. Además, cuenta con una plataforma deslizante que puede agregar hasta 500 pies cuadrados de terraza.

En ese mismo nivel, en la proa, se encuentran los controles de navegación, cuya propulsión no emite ruido, y el sistema de anclaje y nivelación de la embarcación. En la popa, hay un elevador para botes que puede bajar hasta el nivel del mar.

En la planta alta, se encuentran tres dormitorios con ventanas de piso a techo que permiten una vista envidiable del océano, un baño por habitación y dos balcones.

De acuerdo con Arkup, sus cristales y la estructura de la embarcación son resistentes a mareas y posibles azotadas de huracanes.