Entró machete en mano a fiesta multitudinaria y apuñaló a varios pero pudo ser peor. Así sucedió todo

Entró machete en mano a fiesta multitudinaria y apuñaló a varios pero pudo ser peor. Así sucedió todo
Imagen ilustrativa de manos masculinas.
Foto: Cárcel de Rockland / Efe

Dejó cinco heridos y una comunidad de judíos traumada; pero el apuñalamiento masivo perpetrado por un hombre el sábado por la noche en la casa de un rabino en Monsey, Nueva York, podría haber provocado consecuencias aún peores, según testigos de esta escena de terror.

Algunos de los presentes se enfrentaron al agresor y consiguieron contener su furia, asegura The New York Times. Posteriormente, el agresor huyó. Fue detenido dos horas después en Harlem, cuando la policía identificó el carro con el que dejó el lugar.

Josef Gluck, un hombre de 32 años, contó que el atacante, identificado posteriormente como Grafton Thomas, de 37 años, tras irrumpir en la casa con la cara cubierta por una bufanda empezó a ir de un lado al otro con un machete en la mano, “tratando de golpear a todos”.

“Hey, te atraparé”, le gritó. Él primero huyó. En la cocina, recogió a un niño pequeño, y luego salió a un porche. Después volvió atrás, y trató de enfrentar a Thomas. “Agarré una mesita de café antigua y se la arrojé a la cara”, dijo Gluck.

Otras de las personas presentes en la casa lucharon contra el intruso, lo golpearon con objetos y lo forzaron a retirarse, reporta el Times. Cuando Thomas fue detenido, aún estaba ensangrentado. De los cinco heridos que provocó presuntamente, cuatro fueron atendidos y ya salieron del hospital, mientras que uno permanecía este domingo por la tarde con fracturas en el cráneo, agrega este periódico.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, definió este domingo el apuñalamiento como un “acto de terrorismo doméstico”. En su opinión, esta acción violenta —la última de una serie de ataques perpetrados contra la comunidad judía en la región— fue impulsada por el “odio”.

Por su lado, el presidente Donald Trump dijo que se trató de un ataque “antisemita”. “Todos debemos unirnos para luchar, enfrentar y erradicar el flagelo del antisemitismo“, agregó.

Un historial de enfermedades mentales

La policía todavía no ha dado indicaciones sobre el posible motivo del ataque y sigue investigando en ello. Pero dos oficiales informados sobre la investigación de lo ocurrido aseguraron a NBC News que Thomas tiene un largo historial de problemas mentales.

La misma familia del sospechoso había comunicado el domingo por la noche esta información. Así mismo, dijo que su abogado, Michael H. Sussman, recibió instrucciones de buscar “una evaluación inmediata” de su estado de salud mental.

“Expresamos nuestra más profunda preocupación y nuestras oraciones por los heridos físicamente y los que de otra manera fueron profundamente afectados por los eventos del sábado por la noche”, dijo la familia.

También sostuvo que el hombre “no tiene antecedentes conocidos de antisemitismo” y que no ha formado parte de ningún grupo de odio. “Grafton no es un terrorista. Es un hombre con una enfermedad mental en Estados Unidos, y los sistemas existentes no lo han atendido bien”, afirmó entre lágrimas la pastora de Thomas, Wendy Paige.

Otros detalles sobre una historia de terror

NBC New York asegura que después del apuñalamiento, Thomas supuestamente intentó obtener acceso a la sinagoga ubicada al lado de la casa que atacó. Sin embargo, los ocupantes se encerraron y evitaron su acceso.

El New York Post afirma que las autoridades, incluido el FBI, ahora están investigando si Thomas está vinculado a otro apuñalamiento reciente cerca de una sinagoga de Monsey.

En ese caso, un hombre de 30 años fue golpeado y acuchillado repetidamente mientras caminaba alrededor de las 5.30 am, hora local del 20 de noviembre, informó The Journal News en ese momento.

El Post agrega que Thomas aparentemente trató de “destruir la evidencia” de su culpabilidad, al citar declaraciones del fiscal de distrito de Rockland, Michael Dugandzic, en el tribunal de Ramapo Town. Este detalló que había un “fuerte olor a lejía en el automóvil” que conducía.

Thomas está acusado de cinco cargos de intento de intento de asesinato y uno de robo. El hombre se declaró inocente de todos ellos; actualmente sigue bajo custodia. La Oficina del Alguacil de Rockland ha puesto a Thomas bajo vigilancia como medida de precaución ante un posible riesgo de suicidio, según NBC New York.

Debate en la comunidad judía sobre como frenar la violencia

Mientras tanto, la comunidad judía del área de Nueva York y de Estados Unidos se interroga sobre cómo detener la creciente violencia antisemita, destaca NBC News. Muchos miembros de esta comunidad están aterrorizados, aseguraron líderes judíos y otras personas que forman parte de ella.

Cuatro funcionarios electos judíos en Nueva York pidieron al gobernador Cuomo que que declarara un estado de emergencia y desplegara la Guardia Nacional para “patrullar y proteger visiblemente” los vecindarios judíos ortodoxos de la zona.

Otras personas manifiestan incertidumbre sobre cómo abordar la situación. “No estamos seguros de qué hacer, porque no estamos acostumbrados a esto”, dijo el rabino Jon Kelsen, decano de Yeshivat Chovevei Torah, una moderna escuela rabínica ortodoxa en el distrito de Bronx de la ciudad de Nueva York.

Si por lo general las peticiones de más seguridad generalmente suponen la solicitud de una mayor presencia policial, algunos temen que más seguridad pueda obstaculizar el diálogo que Kelsen indicó como tan importante.

“En este momento, las herramientas que tenemos para la seguridad [son] más policías y más armas”, dijo Audrey Sasson, directora ejecutiva de Judios para la Justicia Racial y Económica. “Pero la pregunta para mí es cómo podemos construir otras herramientas“, agregó.

Por Francesco Rodella


Trump dice que “odia” Nueva York “incluso más de lo que debería”. ¿Cuáles son sus razones?

Video viral: Koala desesperado pide agua a ciclistas durante el aterrador incendio de Australia

Arrestan a mujer tras encontrar a su hijo de cinco años atrapado en una lavadora en funcionamiento