Un perro encuentra a un niño que se había escapado de su casa en Florida

El animal solo necesitó oler un juguete del pequeño para encontrarlo

Noah es un niño con Síndrome de Down que vive en Florida.
Noah es un niño con Síndrome de Down que vive en Florida.
Foto: WSVN

El perro de un vecino ayudó a encontrar, sano y salvo, a un niño que se había escapado de su casa en Hallandale Beach, al norte de Miami (Florida).

Noah desapareció de su casa mientras Lorraine Ruth, su madre, estaba haciendo diligencias. Los hechos ocurrieron el pasado 26 de diciembre, al día siguiente de Navidad. Ruth explicó que el pequeño tiene una discapacidad, por lo que algunos familiares se habían quedado con el niño hasta que ella volvió.

“Noah tiene síndrome de Down, pero afortunadamente reacciona muy bien. Noah estaba afuera, a pocos metros de distancia, jugando a la pelota y simplemente… Empezó a correr sin ninguna razón. Todo sucedió muy rápido”, relató.

La mujer explicó que Noah pudo evitar a los seres queridos que lo estaban cuidado y se perdió su pista.

Su vecina Gina Silvestri estaba cerca de la casa cuando comenzaron a buscar a Noah.

“Le dijeron ¿Viste a un niño pequeño? ¿Cómo de diez años? Ella dijo que no, pero que llevaría a Sasha”, recordaba.

Sasha es un perro belga de 3 años que Silvestri había adoptado del Centro de Animales del Condado de Miami-Dade hacía tres meses y el animal se encargó de hacer las tareas de búsqueda.

“Corrí hacia donde vive el niño y le pregunté si tenía una almohada o una manta. Ella dijo que tenía un juguete, así que dejamos que Sasha lo oliera, se fue por el muelle y sorprendentemente no se detuvo”, indicó.

Sasha luego corrió hacia el agua y continuó su ruta hasta llegar a un edificio cercano.

“Él seguía tirando de mí y tirando de mí. Sabía que Noah estaba en ese edificio. Para mí, fue alucinante, vi a alguien parado allí. Le pregunté si había visto a un niño pequeño y me dijo que sí, que estaba en ese edificio”, expresó.

Al tiempo que llegaba el grupo de búsqueda, los residentes dentro del edificio llamaban a la familia de Noah.

“Caí de rodillas y envolví mis brazos alrededor de ��l, estaba llorando”, decía Ruth.

“Valió la pena tener a Sasha y, honestamente, dice mucho sobre cuánto se necesitan estos perros para siempre en los hogares”, indicó.

Cuando se le preguntó si amaba a Sasha, Noah dijo: “Amo a Sasha. Sí, es un buen perrito. Porque me da besos”.

Ruth quiere agradecer a las personas que estaban en el edificio que también ayudaron a traer a Noah a casa.

Silvestri y Ruth agregaron que quieren reiterar que esta situación muestra que es posible encontrar un perro héroe en refugios de animales.