Café de olla: Una clásica tradición mexicana

El café de olla es una de las formas más tradicionales y típicas de preparar el café en México. Es una bebida popular y reconfortante que se destaca por el dulce sabor del piloncillo y el inigualable aroma de la canela, es perfecto para brindar energía y un gran estimulante

Café de olla: Una clásica tradición mexicana
El café de olla es conocido como el acompañante perfecto de diversos postres y pan dulce mexicanos.
Foto: Northgate Market

El café es una de las bebidas más populares en todo el mundo, es el consentido de muchos debido a su extraordinario sabor amargo, inigualable aroma y efecto energetizante. Una de sus más grandes virtudes es que se trata de una planta que se cultiva en prácticamente todo el planeta y esto se ha derivado en que cada país se ha dado a la tarea de cultivar diferentes variantes, crear diversas preparaciones y todo tipo de recetas tradicionales en las que se integran ingredientes de temporada. 

Una de las costumbres más tradicionales en México es preparar el clásico café de olla, esta preparación es una bebida que suele consumirse mucho en el campo y en pequeños pueblos, sobretodo en lugares de clima frío como el Centro de México.

El café mexicano es muy famoso por su gran calidad, se elabora en regiones como Veracruz, Oaxaca y Chiapas es mundialmente reconocido por su maravilloso sabor y aroma. Diversos historiadores aproximan que el café llegó a México en el año 1700 y desde esas épocas su cultivo se extendió rápidamente en toda la República mexicana. 

Desde su llegada a México rápidamente se volvió una de las bebidas más consumidas, principalmente por que lo trabajadores del campo lo consumían en las mañanas para rendir más en sus largas jornadas laborales, posteriormente se fueron ideando nuevas maneras de consumirlo. Tal es el caso del café de olla, del cuál se tienen diferentes teorías sobre su origen; la más aceptada y comprobada cuenta que en la época de la Revolución Mexicana “las adelitas” (revolucionarias mexicanas), preparaban café para ofrecer una bebida caliente y reconfortante a los soldados, ellas fueron las responsables de agregar especias y el piloncillo, con el fin de hacer la bebida más agradable y enérgica. 

El nombre del café de olla hace honor a la versión original de la receta la cuál se destaca por el uso de pequeños jarros de barro en los cuales no sólo se preparaba el café, el tipo de material también influía en el sabor final. Existen algunas regiones de México en la que se le agregan clavos de olor, cáscara de naranja o limón, también en algunos lugares como Veracruz tienen la costumbre de colocar todos los ingredientes en una manta de cielo y la sumergen en agua hirviendo.

Receta de café de olla

Ingredientes:

  • 2 litros de agua purificada
  • 2 rajas de canela
  • 1 pieza mediana de piloncillo (panelón)
  • 1 taza de café recién molido
  • Anís estrella
  • Rajas de cáscara de naranja

Elaboración:

  1. Vierte el agua en una olla de barro y permite que hierva.
  2. Posteriormente agrega las rajas de canela y el piloncillo, hierve a fuego medio por 20 minutos. Cuando pase este tiempo agrega el café, el anís estrella y la cáscara de naranja, revuelve cuando empiece a hervir y retira del fuego.
  3. Tapa y permite que la bebida suelte sus sabores.
  4. Sirve en jarritos de barro, acompañado de pan dulce o tamales.