¿Realmente necesitamos consumir carbohidratos en la dieta?

Los carbohidratos cumplen una función energética en el organismo, elegir las opciones más saludables y limitar su consumo es una de las mejores recomendaciones para prevenir el sobrepeso y evitar la aparición de ciertas enfermedades crónico degenerativas

¿Realmente necesitamos consumir carbohidratos en la dieta?
Complementa la ingesta de carbohidratos con alimentos ricos en fibra, abundantes frutas y verduras.
Foto: Shutterstock

Existen muchos mitos entorno al consumo de carbohidratos, sobretodo cuando se trata de perder de peso y quemar grasa corporal; actualmente existen numerosos planes alimenticios que proponen como base de su éxito evitar el consumo de azúcares y carbohidratos, la realidad es que en muchos casos se ha comprobado su eficacia no sólo para bajar de peso, se les atribuyen beneficios para reducir la posibilidad de desarrollar diabetes y otro tipo de enfermedades complejas. 

Lo cierto es que la Organización Mundial de la Salud recomienda que el 50% de la energía de la dieta debe de venir de los carbohidratos, sin embargo con el paso de los años de ha ido comprobando que no son tan necesarios como nos han hecho creer. Sobretodo es indispensable entender su papel y optar por elegir aquellas opciones que sean las más saludables y saber que existen diferentes condiciones médicas en las que es recomendable evitar su consumo.

Para entender esto es importante saber que los carbohidratos tienen una función principalmente energética, es decir brindan la energía para rendir en nuestro día y también esa energía interviene en ciertos procesos del organismo. Lo que sucede es que estos hidratos de carbono tienden a funcionar como reserva energética, de tal manera que se pueden utilizar de manera inmediata ya que las despensas energéticas tienen capacidad de movilizarse rápidamente para pedir glucosa en caso de que sea necesario. Es por ello que la glucosa es una de las principales fuentes de energía del organismo, la cual obtenemos a través del consumo de azúcar o carbohidratos complejos de manera externa o mediante la conversión de ácidos grasos y aminoácidos de manera interna. Cuando no hay un aporte externo de glucosa, el organismo se adapta y la produce, es por ello que recibe el nombre de endógena, gracias a este proceso se garantiza que el organismo no se quede falto de energía y pueda cumplir con sus funciones vitales.

El consumo desmedido de carbohidratos y azúcares es uno de los principales hábitos de alimentación que se deriva en la aparición de muchas enfermedades degenerativas, como es el caso de la diabetes, el sobrepeso, la obesidad, la hipertensión y algunas enfermedades cardiovasculares. Es por ello que en general limitar la ingesta de carbohidratos es bueno para la salud, es importante elegir bien, evitando el consumo de hidratos de carbono simples y optimizar el consumo de hidratos de carbono complejos, los cuales se destacan por su aporte en vitaminas, minerales y fibra. Dichos carbohidratos se encuentran en alimentos como los guisantes, los frijoles, los granos enteros y las hortalizas. 

Uno de los mejores consejos de salud para vivir más y mejor es evitar el consumo de los carbohidratos simples de riesgo, de los cuales desafortunadamente la industria nos ha vuelto adictos al consumir productos ricos en azúcares procesados y refinados como los dulces, el azúcar de mesa, harinas refinadas, almíbares, jarabes y gaseosas. Cuando tomas desiciones sobre el tipo de alimentos que son buenos para tu salud, es la mejor manera de evitar vivir “a dieta” y crear hábitos saludables, que te llenarán de bienestar.