Voluntarios de ambos lados de la frontera quieren reconstruir el espíritu de amistad

Se destruyó el Jardín Binacional y se ha impedido la misa, pero los residentes no se rinden y buscan hablar con el jefe de la Patrulla Fronteriza
Voluntarios de ambos lados de la frontera quieren reconstruir el espíritu de amistad
Voluntarios limpian el Jardín Binancional del lado mexicano. (Manuel Ocaño)
Foto: Manuel Ocaño

Un contingente de voluntarios remozó este domingo el Jardín Binacional en Tijuana luego de que la patrulla fronteriza lo destruyó al lado estadunidense.

Un contingente de voluntarios remozó este domingo el Jardín Binacional en Tijuana luego de que la patrulla fronteriza lo destruyó al lado estadunidense.

Daniel Watman, el fundador del proyecto, dijo a La Opinión que el jardín fue durante casi 13 años un símbolo de amistad pero tuvo otros significados.

Más de un centenar de plantas nativas cultivadas junto al muro, algunas de ellas con raíces que profundizaban a unos 30 pies, fortalecían el ecosistema en una zona donde la patrulla ya había levantado tres muros paralelos y había cubierto parcialmente con asfalto.

Daniel Watman, es el fundador del Jardín Binacional. (Manuel Ocaño)

El proyecto consistió en dos jardines en medios círculos que se complementaban a ambos lados del muro fronterizo en el Parque de la Amistad también binacional inaugurado en 1971.

Cada fin de semana llegaban hasta el parque voluntarios por Imperial Beach y por Playas de Tijuana a cuidar y cultivar el jardín. Pero desde noviembre pasado las autoridades impidieron el acceso por California.

Finalmente hace unos días, la patrulla empleó maquinaria pesada para destruir totalmente el parque y dejar en su lugar solamente tierra aplanada.

“Quitaron el camino de acceso que habíamos formado con piedras, una banca que construimos con botellas vacías para mostrar la importancia del reciclaje, la barrera que cuidaba el jardín y todas las plantas; arrasaron y dejaron el sitio como si el jardín nunca hubiera existido”, dijo Watman.

El jardín fue limpiado y remodelado. (Manuel Ocaño)

Más allá del jardín, la patrulla fronteriza tampoco ha permitido desde hace más de dos meses que lleguen hasta el Parque de la Amistad los feligreses que cada domingo celebraran un servicio religioso simultáneo en ambos lados de la frontera.

Durante más de diez años El Faro, La Iglesia Fronteriza ha celebrado en inglés y en español un servicio en que el reverendo John Fanestil dirigía desde Imperial Beach y el pastor Guillermo Navarrete desde el lado de Tijuana.

Pero hace más de dos meses que la patrulla ha impedido que Fanestil y los feligreses del lado estadunidense lleguen al parque.

John Fanestil dijo que desde el domingo de la semana pasada decidió cruzar la frontera y tener el servicio religioso fronterizo conjuntamente con Navarrete en Tijuana.

La coalición de Amigos del Parque de la Amistad informó por su parte que solicitó un encuentro con el jefe de la patrulla fronteriza en San Diego, Douglas Harrison, para explicar la importancia del parque.

De acuerdo con una versión de Harrison, agentes fronterizos detectaron que alguien intentó modificar dos barrotes del muro fronterizo a la altura del jardín y por eso el subsector de Imperial Beach decidió quitar el jardín, pero la decisión no fue de la jefatura del sector.

El Parque de la Amistad fue inaugurado por Pat Nixon, la esposa del entonces presidente de EEUU,  Richard Nixon.

Incluso, se habla de que el jefe Harrison está convocando a un encuentro próximo con quienes proponen replantar el jardín, pero no se ha dado más detalles de la posible reunión.

Watman dijo que espera platicar con el jefe patrullero sobre el espíritu de amistad con que la ex primera dama Pat Nixon inauguró en 1971 el Parque de la Amistad.

“Entendemos que la patrulla piense en seguridad fronteriza, pero las plantas en el jardín ofrecen también seguridad ambiental y amistad, y nos cuidamos como amigos de los dos lados de la frontera”, reflexionó Watman.

Los visitantes al parque leyeron poemas y reflexiones, algunos remozaron el jardín a lo largo en Tijuana, y un par de jóvenes realizó una ceremonia espiritual junto al muro para pedir por el jardín.

Más tarde inició la ceremonia religiosa de la Iglesia Fronteriza.