Inmigrantes enferman por comer los burritos que la Patrulla Fronteriza les da cuando son detenidos

Más de la mitad de los refugiados en un albergue de Arizona ha padecido dolor y malestar estomacal
Inmigrantes enferman por comer los burritos que la Patrulla Fronteriza les da cuando son detenidos
Foto: Joshua Blanchard / Getty Images

Una gran cantidad de inmigrantes que son transferidos a un albergue de Arizona han padecido malestar estomacal y dolor abdominal tras comer los burritos que la Patrulla Fronteriza les dio durante los días que estuvieron detenidos al solicitar asilo en la frontera, reveló un reportaje del periódico Phoenix New Times.

Los casos fueron registrados por médicos que cada semana atienden a las familias refugiadas que Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) envía al albergue Casa Alitas, en Tucson, el cual llega a tener hasta 240 inmigrantes al día.

Los doctores indican que un número desproporcionado de inmigrantes ha enfermado después de comer los alimentos que les dieron al estar detenidos por la Patrulla Fronteriza, específicamente cierto tipo de burrito.

“¡Ya no más burrito!”

Congelado y muy malo

El burrito que reparte la Patrulla Fronteriza es similar a los que se venden en los departamentos de alimentos congelados de los supermercados, según describieron los inmigrantes que lo comieron.

“Yo diría que dentro de cada familia hay al menos una persona que dice sentirse enferma después de comer el burrito o que no pudieron comer porque estaba muy malo”, declaró el doctor Timothy Domer, uno de los que revisa la salud de los solicitantes de asilo en Casa Alitas.

El doctor Domer calcula que más de la mitad de los inmigrantes atendidos en ese albergue, el cual opera la organización Caridades Católicas, ha enfermado del estómago, el 80% de ellos tras haber comido los burritos de la Patrulla Fronteriza.

La mayoría de los pacientes son menores de edad, como la niña que dibujó uno de los burritos con la leyenda “Ya no más burrito”, ilustración que publicó el Phoenix New Times.

Una vocera de CBP declaró que están investigando, pero no ofreció información sobre los alimentos que proporcionan a los detenidos.