Sale del coma la niña que estuvo a punto de ser desconectada, los padres lucharon contra el hospital

En casos de daños neurológicos tan graves debe pasar tiempo para poder conocer la mejora de los pacientes

Estuvo en coma por más de una década.
Estuvo en coma por más de una década.
Foto: Shutterstock

Hace justo un año, una niña británica, Tafida Raqeeb, de tan solo 5 años, les dijo a sus padres que le dolía la cabeza. Así comenzaba una pesadilla para toda la familia, ya que un simple dolor de cabeza era en realidad una hemorragia cerebral y dejó a la pequeña en coma.

Tras el diagnóstico fue hospitalizada en el Royal London Hospital y tras un estudio se demostró que no sufría muerte cerebral. Sin embargo los médicos creían que la niña nunca recuperaría la conciencia y propusieron a los padres desconectarla de las máquinas que la mantenían con vida.

Los padres se negaron. 

Shelina, la madre, y Mohammad, el padre, tenían muy claro que su hija estaba evolucionando y que había probabilidades de que pudiera vivir sin las máquinas, algún día. Como ellos no perdían la esperanza de que la niña despertara buscaron un hospital que aceptara tenerla hasta el momento de su mejoría, si es que llegaba.

El hospital que la aceptó estaba en Italia, en Génova, pero el hospital británico donde estaba la niña se negó a trasladarla. Los padres tuvieron que enfrentarse con el hospital en los tribunales y por suerte ganaron. Por fin pudieron llevar a su hija al Hospital Pediátrico Gaslini.

El Alto Tribunal de Londres dió, a principios de octubre del año pasado, el ok definitivo para que Tafida Raqeeb fuese trasladada a Italia para continuar su tratamiento.

Tafida, tres meses después de llegar al hospital en Italia, ha abierto los ojos y se le ha retirado la respiración asistida. Ahora se encuentra en una unidad especial para niños con enfermedades crónicas, donde comenzó una terapia de rehabilitación.

“Ya no necesita más cuidados intensivos”, ha indicado el director del área neonatal del hospital, informa la BBC.

Los padres siguen confiando en la evolución y recuperación de su pequeña. Por suerte, en el hospital donde se encuentra ingresada hay equipos de fisioterapia, una piscina de hidroterapia y todo lo necesario para que la niña progrese.