CBP deporta a estudiante extranjero a pesar de orden judicial prohibía su expulsión del país

La universidad del joven denuncia no haber recibido las explicaciones necesarias

El iraní no pudo asistir a audiencia programada para el martes.
El iraní no pudo asistir a audiencia programada para el martes.
Foto: ice.gov

El servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) negó este lunes la entrada a Estados Unidos de un joven iraní con visado de estudiante y una orden judicial que impedía su expulsión del país. Tras enviar de vuelta al iraní, la agencia federal aseguró no estar al tanto del mandato legal conocido como “emergency stay”.

Mohammad Shahab Dehghani Hossein, de 24 años, llegó el domingo al Aeropuerto Internacional Boston Logan con la intención de asistir a la Universidad Northeastern. Un día después las autoridades estadounidenses lo enviaron en un vuelo fuera de EEUU a pesar de que, para ese momento, un juez de un tribunal de distrito de Massachusetts había enviado una orden que prohibía su deportación; según informó la jueza de Hossein, Kerry Doyle.

CBP justificó su decisión argumentando en un comunicado que, cuando las puertas del avión se cerraron, “no tenía conocimiento de […] ninguna orden judicial que prohibiera la expulsión del sujeto de los Estados Unidos”.

La jueza Allison D. Burroughs ordenó el mismo lunes suspender durante 48 horas la deportación del estudiante. Para la mañana siguiente -martes- había programada una audiencia federal de detención para decidir si el joven Dehghani podía quedarse.

El juez Richard Stearns dijo el martes que el caso está ahora “en tela de juicio” ya que el iraní “nunca fue admitido en los Estados Unidos, ya no está bajo custodia y el tribunal no tiene jurisdicción para ordenar su regreso“, dijo CBP en un comunicado.

Por su parte, la universidad pidió “una explicación clara, sobre todo porque la deportación tuvo lugar después de que un juez federal otorgara una extensión de 48 horas“. El centro de estudios superiores Northeastern explicó en un comunicado que “solo los casos más extremos los estudiantes deberían interrumpir las actividades académicas de los estudiantes”.

La petición de emergencia que, la jueza Doyle consideró que “esta revocación y expulsión acelerada es el resultado de un escrutinio adicional dirigido a ciudadanos iraníes”. CBP defendió a sus agentes con el argumento de que, además de las leyes de inmigración y aduanas, tienen que “velar por el cumplimiento de más de 400 leyes de otras 40 agencias”.