Senadores demócratas apresuran su campaña electoral en Iowa

Bernie Sanders, Amy Klobuchar y Elizabeth Warren pudieron abandonar las sesiones del juicio político a Trump en el Congreso

Espectadores aplauden a Elizabeth Warren en un mitin de campaña en Iowa City.
Espectadores aplauden a Elizabeth Warren en un mitin de campaña en Iowa City.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

IOWA CITY – Los senadores demócratas que aspiran a liderar su partido en las presidenciales estadounidenses de noviembre están este sábado en Iowa, el primer estado en votar en las primarias del partido el lunes, tras verse obligados a asistir durante días al juicio político del presidente Donald Trump, en Washington.

Tres de los principales candidatos del partido, todos senadores, pudieron abandonar el Congreso tras la suspensión de las audiencias del juicio de Trump hasta el lunes: el socialista Bernie Sanders, favorito en los sondeos de Iowa, la progresista Elizabeth Warren y la moderada Amy Klobuchar.

El presidente estadounidense será absuelto probablemente el miércoles en el Senado de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, una victoria importante para el mandatario, que espera lograr un segundo mandato.

Al impedir que hicieran campaña tres de los favoritos, el juicio de Trump provocó una situación inédita en Iowa, un estado crucial en las primarias por ser el primero donde se vota. Un buen resultado aquí puede impulsar a un candidato hacia nuevas victorias en los estados que votarán justo después. Un fracaso puede significar el final de la carrera por la investidura.

Ocho candidatos hacen campaña este sábado en el estado, donde algunos de ellos tienen previsto celebrar dos o tres mítines durante la jornada.

A sus 78 años, Sanders goza de un gran apoyo en Iowa, donde muchos jóvenes lo apoyan. Su equipo organizó conciertos de apoyo este fin de semana con grupos como Vampire Weekend y Bon Iver.

El senador se perdió el primero de esos conciertos el viernes por la noche por estar en Washington, pero llamó en directo durante la noche para animar al público a hacer todo lo posible para lograr una gran movilización el lunes.

Warren y Klobuchar también van a multiplicar los encuentros con los electores en las próximas horas.

El tiempo apremia. Mientras estaban en Washington, sus dos grandes rivales, los moderados Joe Biden y Pete Buttigieg, sí hicieron campaña en la nevada Iowa.

Las últimas horas pueden ser claves en este estado poco poblado, donde los sondeos dan una escasa diferencia entre los cuatro favoritos: Sanders, que encabeza la intención de votos, y tras él y en ese orden Biden, Buttigieg y Warren.

Votación atípica

Para añadir un poco más de incertidumbre a la situación, cerca de la mitad de los electores demócratas de Iowa aún se mostraba indeciso esta semana antes del “caucus”, un sistema electoral atípico.

En una casa de Iowa City, a primera hora del sábado, seguidores de Warren iban y venían buscando carteles o listas de domicilios a los que ir para convencer a electores indecisos.

“La última vez voté por Hillary”, dice Carol Clark, una profesora jubilada de 72 años, que ofreció su casa para la reunión. “Ya es hora de que tengamos a una mujer (en la Casa Blanca), ¿no le parece?”.

El lunes a las 19:00 horas (01:00 GMT del martes), cerca de 600,000 habitantes afiliados al partido demócrata podrán acudir a unas 1,700 salas -escuelas, antiguos teatros, iglesias- para mostrar públicamente su apoyo agrupándose con las demás personas que apoyan a su candidato.

Muchos están unidos por el mismo objetivo, según el presidente demócrata del estado, Troy Price. “Muchos quieren asegurarse de que derrotaremos a Donald Trump”.

Stephanie Hull, una estudiante de 21 años que asistió a un mitin del exvicepresidente Biden en la pequeña aldea de Burlington, aún estaba indecisa. “Esto se va a decidir por muy poco”, dijo a la AFP.

Biden ha elegido darle un tono grave a su campaña, describiendo a Trump como una amenaza. Según dijo en el mitin, lo que está en juego en noviembre “es la identidad de la nación”.

Este veterano político de 77 años, que lidera los sondeos nacionales, destacó su experiencia. “El próximo presidente de Estados Unidos se encontrará con un país divivido y un mundo desconcertado”, avisó. “Necesitamos un presidente que esté listo desde el primer día”.

Buttigieg como candidato

En Iowa los habitantes se toman en serio su papel de primeros electores en las primarias y no dudan en interrogar a los candidatos en pequeños grupos.

Al igual que Biden, Buttigieg, de 38 años, tuvo muchos encuentros con los ciudadanos de Iowa. El exalcalde de South Bend, en Indiana, se ha presentado como la opción joven frente a Biden y ha insinuado que Sanders divide demasiado al electorado.

Pat Carr, un educador jubilado de 69 años, acudió a Clinton, una pequeña ciudad a orillas del Mississippi, para escuchar al exmilitar Buttigieg, el primer candidato abiertamente homosexual en tener posibilidades de ganar la investidura demócrata.

Y le convenció la voluntad de Buttigieg de buscar compromisos. “Pete me parece más capaz de unirnos que los demás”, aseguró.

Por Elodie Cuzin