“Baby Kevin” era de Honduras y murió sin ningún familiar a su lado solamente unos policías lo acompañaron en sus últimos momentos

El tío acusado de golpear al pequeño es de Honduras y se encuentra indocumentado en el país

“Baby Kevin” (izq). El acusado Melvin Gómez.
“Baby Kevin” (izq). El acusado Melvin Gómez.
Foto: HCSO / Cortesía

HOUSTON – Desde que un tío llevó a su sobrino de 2 años golpeado severamente a la sala de emergencia de un hospital el pasado jueves el desenlace de la historia es cada vez más triste y perturbador.

El niño quien ahora se sabe es de nacionalidad hondureña fue declarado muerto el domingo luego de haber luchado cuatro días por su vida luego de haber recibido una golpiza presuntamente por el hombre que debería estar cuidándolo. En los primeros informes se había dichó que el niño tenía tres años.

Las autoridades arrestaron al tío del menor Melvin Morales Gómez, de 27 años, quien habría traído al niño desde Honduras.

Investigadores revelaron nuevos detalles sobre el lamentable caso, pero aún quedan muchas preguntas que necesitan repuestas.

Tras la muerte de Baby Kevin, como lo han nombrado las autoridades, investigadores están tratando de determinar exactamente lo que transcurrió para que Baby Kevin estuviera en una situación “donde nunca tuvo oportunidad.

Por lo pronto investigadores han determinado que la madre del pequeño se encuentra en Honduras o México y que Baby Kevin fue traído a los Estados Unidos por su tío, pero desconocen el paradero del padre.

Oficiales dijeron que el niño se encontraba solo con su tío y luego de que este presuntamente lo dejó al borde de la muerte y fue arrestado, Baby Kevin no tuvo a nadie a su lado durante los días que estuvo en el hospital.

Fueron policías los que se quedaron a su lado durante sus últimos momentos.

“Casos como este se quedan contigo toda la vida”, dijo el capitán J.D. Philpot de la Oficina del Alguacil del Condado Harris.

No sé sabe exactamente lo que ocurrió en ese apartamento donde vivía Baby Kevin con su tío y otra familia.

El jueves, empleados del Kindred Hospital – Northwest llamaron a la Policía luego de que Morales – Gómez llevó a su sobrino con moretones por todo el cuerpo para que fuera atendido.

El ataque brutal fue tan violento que el sospechoso presuntamente le mordió el labio tan fuerte al niño que lo hizo sangrar y luego lo apretó con mucha fuerza.

Las heridas del pequeño eran tan severas que inmediatamente fue trasladado al Centro Médico de Texas vía helicóptero.

Las autoridades informaron que entre las lesiones sufridas el niño tenía severo trauma a la cabeza, al grado de que el cerebro se le hinchó; la quijada y clavícula fracturadas; En el pecho, brazos y piernas había moretones.

La familia con la que vivían Baby Kevin y su tío, según los investigadores no ha cooperado con los investigadores. Dos niños de la familia fueron removidos del apartamento y no se ha determinado exactamente la relación que tienen con Baby Kevin y el sospechoso.

Se informó que Morales Gómez es de origen hondureño y que se encuentra indocumentado en el país. Actualmente se encuentra en la cárcel con una fianza de $500,000.