Los Spirit Awards le dan una bofetada de diversidad a los Oscars

Los premios que se celebran un día antes de los de la Academia del Cine tuvieron a las mujeres y las minorías como protagonistas

El memorando del presidente se basa en unos $44 mil millones de dólares de FEMA.
El memorando del presidente se basa en unos $44 mil millones de dólares de FEMA.
Foto: Tommaso Boddi / Getty Images

SANTA MÓNICA, California – El fin de semana de los premios Oscar se celebran otros premios en Los Ángeles: los Film Independent Spirit Awards. La gala no puede ser más diferente a la de la Academia del Cine.

Para empezar, se celebra en una enorme carpa en la playa de Santa Mónica, junto al famoso pier. Arranca a mediodía y termina alrededor de las 4 pm. La alfombra no es roja, sino azul. El código de vestimenta es totalmente relajado –muchos jeans, sneakers y hasta unos nominados que pasearon en bicicleta por la alfombra–. No hay espacio para el estrés, no se ve nervioso a nadie. Buena parte de los ganadores y presentadores sueltan “f bombs” (Fuc*) en sus discursos. Y, como se encargó de recordar en su discurso de apertura la presentadora Aubrey Plaza, los Spirit Awards sí reconocen la diversidad y nominan, por ejemplo, a mujeres a Mejor Dirección.

Olivia Wilde, directora de “Booksmart”, se llevó el premio a Mejor Primera Película y lo celebró con todo su equipo, entre las que estaban las protagonistas del film Beanie Feldstein y Kaitlyn Dever.

“Este año ha sido increíble para directoras mujeres y estoy muy orgullosa de formar parte de ese grupo. Hay muchas mujeres que tienen historias increíbles que contar y necesitamos también más mujeres productoras”, dijo Wilde en la sala de prensa tras recibir su premio.

Otra categoría que representó la diversidad de los Spirit Awards fue la de Mejor Actriz de Reparto, en la que las cinco nominadas eran, por primera vez, cinco mujeres de color. Entre ellas, Jennifer López, que no pudo ocultar su decepción cuando escuchó el nombre de la ganadora, la china Zhao Shuzhen, por “The Farewell”.

Fue precisamente esta cinta dirigida por la chino-americana Lulu Wang la que se llevó el premio principal, la Mejor Película. Wang, que ya había subido antes al escenario para recoger el galardón en nombre de su actriz, volvió al estrado y animó a todas las mujeres a “hacer más películas”.

La gala habría arrancado con la entrega al premio al Mejor Actor de Reparto para Willem Defoe por “The Lighthouse”. Era el segundo Spirit Award para el veterano actor, cuatro veces nominado. Dedicó su premio a su compañero en el film, Robert Pattinson.

Como no podía ser de otra manera, “Parasite” se llevó el premio a Mejor Película Internacional y el director coreano Bong Joon-Ho subió a recoger el galardón junto a su traductora, como lleva haciendo en cada gala esta temporada de premios. Lleva más de un mes en Los Ángeles y el lunes volverá a Corea del Sur con la maleta cargada, entre otros, seguro que al menos con un Óscar.

 

Otra sonora ovación se llevó Noah Baumbach cuando Nicolas Cage anunció “Marriage Story” como merecedora del premio especial Robert Altman. El director y guionista del film hizo un alegato del cine independiente flanqueado por las estrellas de su película: Scarlett Johansson, Laura Dern, Ray Liotta y el resto del elenco. Sólo faltaba Adam Driver.

“Los cineastas independientes anónimos que están representados hoy aquí son la gente que van a cambiar la forma en que vemos películas”, comentó Baumbach. “Tenemos que crear un sistema que les apoye”.

https://twitter.com/ladyckate/status/1226294176632856576

Poco después fue el turno de otra película olvidad por los Oscars: “Uncut Gems”, protagonizada por Adam Sandler, que se llevó el premio a Mejor Actor justo después de que sus directores, los hermanos Josh y Benny Safdie, recogieran el premio a Mejor Dirección y leyeron sus discurso al unísono, por lo que no se entendió nada, ante las risas del público.

El discurso que sí se entendió fue el de Sandler, que se rió de los Oscars y levantó de sus asientos a los presentes, que le dieron quizá la ovación más sonora de la noche.

La Mejor Actriz fue otra que lleva un mes recogiendo premio tras premio: Renée Zellweger por “Judy”. Después de seis años sin actuar en ninguna película, la vuelta al cine de la actriz texana es una de las grandes historias de esta temporada de premios. Zellweger recogió su primer Spirit Award en su tercera nominación.

El Mejor Documental fue para “American Factory”, que contó con el apoyo de los Obama y se puede ver en Netflix.