Sencillos trucos para evitar que las cremas de verduras se corten

Las cremas de verduras son un clásico de la gastronomía internacional, cuando las preparamos en casa es normal que se corten o salgan grumos ¡Evítalo! Siguiendo estos maravillosos tips de cocina

La harina puede ayudarte a espesar salsas a base de lácteos, puré y sopas espesas.
La harina puede ayudarte a espesar salsas a base de lácteos, puré y sopas espesas.
Foto: shutterstock

Si eres amante de las cremas de verduras y te gusta prepararlas de manera casera, pero normalmente te quedan con la consistencia inadecuada, se cortan o contienen grumos. Normalmente este tipo de errores vienen de no atemperar de manera correcta los ingredientes cremosos; este es un término bastante popular utilizado en la comunidad gastronómica que se refiere a la técnica de igualar o regular la temperatura de una preparación. Se realiza con el simple objetivo de obtener salsas y sopas suaves, tersas, homogéneas y se buena consistencia es por ello que es un paso indispensable para evitar grumos, lácteos cortados y consistencias no deseadas.

Estos sencillos consejos te ayudarán a que te queden como las de un profesional, podrás utilizar tus vegetales favoritos: zanahorias, champiñones, espinacas, brócoli, elote, sin importar la verdura que utilices de base ¡Quedarán en su punto! 

Consejos para cocinar una buena crema de verduras:

1. La temperatura de los ingredientes

Es bastante normal que utilicemos los ingredientes con la temperatura que tienen directo de la nevera, sin embargo este es uno de los principales errores para que una crema se corte. Procura siempre dejar a temperatura ambiente por un par de horas, los productos lácteos que utilizarás, como es el caso de la crema, la leche, los quesos y la mantequilla.

2. Cuida el nivel del fuego

La clave del éxito para lograr una crema de verduras como un profesional, radica en evitar los contrastes en la temperatura de los ingredientes. Evita que estén demasiado calientes, utiliza el fuego bajo para mantener las temperaturas estables. Recuerda agregar los ingredientes lentamente y a temperatura ambiente. 

3. No dejes de agitar

El complemento perfecto para el proceso de atemperado es revolver de manera constante con la ayuda de un batidor de globo. El secreto es ir agregando el ingrediente lácteo/cremoso poco a poco y a una temperatura similar a la de la mezcla base (si es necesario calienta previamente). Recuerda que debes de agitar vigorosamente. 

4. No permitas que la mantequilla hierva

Cuando agregues mantequilla a las cremas, es indispensable que durante el procese de derretirla no permitas que hierva y mucho menos que se empiece a quemar. Deberás fundirla a temperatura baja, cuidando que no burbujee, una buena referencia es que adquiera un color avellana.

5. El secreto francés: Roux

El roux es una mezcla de harina y grasa, que fue creado en la gastronomía francesa para ligar salsas básicas de su cocina, como es el caso de la bechamel. Este es un gran tip que nunca falla y te servirá para todo tipo de sopas o salsas cremosas, lo único que deberás de hacer es mezclar en partes iguales harina y mantequilla hasta formar una pasta. Posteriormente deberás agregarla a la crema base, a alta distancia y deberás mover con el batidor globo rápidamente para evitar que se pegue. Cuida que la temperatura del fuego este a un nivel bajo. 

sopa verde de espinacas
Crema de espinaca. /Foto: Shutterstock