Polémica condena a 7 jóvenes rusos acusados de querer derrocar el Gobierno de Putin

El grupo fue declarado culpable de terrorismo. Pero hay datos que no cuadran
Polémica condena a 7 jóvenes rusos acusados de querer derrocar el Gobierno de Putin
La defensa y activistas aseguran que no hay evidencia alguna.
Foto: EFE

Un tribunal militar ruso condenó este lunes a un grupo de jóvenes anarquistas y antifascistas por supuestamente crear una organización y planear ataques en varias partes de Rusia para derrocar al Gobierno de Vladimir Putin. Activistas consideran que se trata de un caso fabricado para someter a los siete jóvenes a duras penas.

El tribunal de Penza dictó sentencia al grupo (de entre 23 y 30 años) por formar parte de una organización llamada Set (La Red) que los jueces tacharon de terrorista, según el diario español El País. De acuerdo a la condena, los jóvenes planearon ataques durante las elecciones presidenciales que se celebraron en marzo de 2018 y durante el mundial de fútbol que lugar en Rusia ese mismo año.

El objetivo del grupo, según los argumentos incriminatorios, era derrocar al Gobierno de Vladimir Putin. Pero la fiscalía también acusó a los muchachos de comprar ilegalmente armas y explosivos y realizar ejercicios en los que se entrenaban para conseguir su meta. Otro cargo que recayó sobre ellos fue el de posesión de drogas.

Tanto la defensa como las organizaciones de derechos humanos aseguran que los investigadores no presentaron en el juicio evidencia de las acusaciones. Tampoco hay información de cómo y cuándo se producirían los ataques “contra el orden constitucional”, destinados a “desestabilizar la situación del país”.

Lo único en lo que se ha apoyado la acusación es un ejemplar de Capital de Karl Marx, un manual de capacitación de pequeñas empresas, un libro de texto de las fuerzas especiales del servicio ruso de inteligencia militar (GRU) y varias publicaciones anarquistas, tal y como publica el portal Mediazona. Sin embargo, La Red fue declarada organización terrorista el año pasado, al mismo nivel que el autodenominado Estado Islámico.