Nadie debe lucrar con la salud de una persona. Es inhumano, es costoso y no funciona

Gil Cedillo apoya la candidatura del senador Bernie Sanders para presidente de Estados Unidos.
Nadie debe lucrar con la salud de una persona. Es inhumano, es costoso y no funciona
Foto de archivo.
Foto: Archivo / AP

Para mi, la asistencia médica es un tema definitorio esta elección. En cada encuesta, en cada debate, en todas las prioridades de cada candidato, la atención médica está en la parte superior de la lista.

Un sistema de salud basado en lucrar con seguro médico es una anomalía en el mundo industrializado. La mayoría de los países tienen una atención médica basada en un sistema de Medicare para todos.

Pero mis puntos de vista sobre nuestro sistema fueron informados primero por experiencias personales tanto profesionales como personales.

En 1991 estaba negociando un contrato laboral para la Unión Internacional de Empleados del Servicio cuando topamos con un muro negociando sobre los beneficios de salud. Tomamos acción y lanzamos una huelga de 11 días, dirigida por enfermeras y apoyada por el resto de los miembros de las otras unidades de negociación. Esa huelga, conocida como Rolling Thunder, rompió el punto muerto. Ganamos un contrato con una buena cobertura de seguro de salud, beneficiando completamente a las familias sin copagos – lo que disuade la utilización – y muy buenos beneficios.

Fue durante esa negociación que comencé a comprender lo que esto nos iba a costar. Cada centavo saldría de nuestros salarios, nuestras pensiones o nuestras necesidades de salud y seguridad. Esto no fue un regalo de promoción. Nuestros miembros, gente trabajadora, iban a asumir el costo.

Bernie Sanders en uno de sus visitas a California. (Suministrada)

La asistencia médica respaldada por el empleador es demasiado costoso para las personas que trabajan. Ha sido un factor importante en el estancamiento de los salarios, en los recortes de las pensiones y en la creciente desigualdad que está estrangulando a demasiados estadounidenses.

No podría haber mayor regalo hoy para las personas trabajadoras que ser liberado de los beneficios de seguro de salud basados ​​en el empleador. Con el Medicare para Todos de Bernie Sanders podemos tomar el dinero ahorrado y devolverlo a donde pertenece, en salarios, pensiones y otros beneficios necesarios.

Una historia que me es más difícil de contar es muy personal. Cuando dejé el sindicato SEIU abruptamente y estaba entre trabajos sin seguro, mi esposa Ruby descubrió una bolita en su cuerpo. Temimos lo peor, “¿y si fuera cáncer?” Me congelé, no escuché nada después de la palabra “cáncer”.

Sin embargo, mi esposa si tenía cáncer. Cuando uno recibe esa noticia, es lo más impresionante que uno puede escuchar. Sin seguro, sin dinero, ¿cómo íbamos a lidiar con esto? Sin seguro tuvimos que depender de buenos amigos,  la mayoría doctoras, que nos atendieron sin costo. A través de amigos y el sistema público de salud, pudimos hacerlo.

Concejal Gil Cedillo y el candidato a la presidencia de EEUU, Bernie Sanders.

Años después le volvió el cáncer a mi esposa. En ese tiempo ya era un Senador Estatal con el mejor seguro que el dinero podía comprar. Entonces, obtener el tratamiento y las pruebas necesarias no fueron un problema, bueno, así creía, pero esta equivocado.

De hecho, fue más difícil. Todo fue una pelea; Todo fue una negociación. Fue brutal. Hubo negaciones. Necesidad de costo reducido. Había poca transparencia. Era un laberinto tratando de descubrir qué estaba cubierto.

La compañía de seguro no se quería hacer responsable. No se hicieron las pruebas necesarias. Querían que yo fuera la enfermera de Ruby, que hiciera cosas que las enfermeras pasan años aprendiendo a hacer. Esta era mi esposa, la mujer que amaba. Quería que tuviera la atención que necesitaba, la atención que merecía. El cuidado que todo ser humano merece.

La industria de los seguros nos hizo pasar por un infierno. Nadie debería tener que pasar por eso. Pero yo sé que todos los días la gente está pasando exactamente por lo que lo qué nos pasó. Empresas de el seguro de salud ganan dinero al negar la atención.

En nuestra última conversación, Ruby, la increíble mujer de fe y la increíble esposa que era, se levantó de su cama del hospital, me agarró del cuello y me exigió que terminara mi trabajo en nombre de los inmigrantes; La Ley del Sueño de California: la Ley para otorgar licencias de conducir a trabajadores indocumentados. Ese era su último deseo. Y me aseguré de que ella obtuviera lo que quería y lo que la gente necesitaba.

Lo que confirman estas experiencias es que incluso las personas con un buen seguro no están seguras. Te sientes cubierto, hasta que realmente tienes que usarlo.

El afán de lucro socava la naturaleza muy humana de los profesionales de la salud.

Nadie debería ganar dinero con la necesidad de atención médica de otro. Es inhumano, es costoso y no funciona. Tanto la opción pública como “Medicare para todos los que lo quieren” mantienen un seguro privado, lo que las convierte en opciones falsas que aún dejan a las personas bajo seguro y sin seguro.

Un estudio basado en Yale que acaba de publicarse reveló que recortar el seguro privado Medicare para Todos ahorrará $450 mil millones de dólares al año y salvará 68,000 vidas. Esa es la realidad que debería guiarnos a todos.

Medicare para todos garantiza la atención médica para todos. ¡Ahorra dinero, es humano y es lo correcto!

(*) Gil Cedillo es concejal del distrito 1 de Los Ángeles y se le conoce como el padre de las licencias para las personas sin documento. Él funcionario lucho por más de una década para lograr que las personas inmigrantes pudieran conducir sin miedo a ser detenidos y deportados.