Bandejas de filetes pollo y pavo condimentados no son 100% carne

Filetes de pollo o pavo a los que se les agrega condimentos, jugos o salsas no se consideran filetes frescos

Foto:Aja Koska/Canva

Foto:Aja Koska/Canva Crédito: Aja Koska/Canva | Cortesía

Entre los productos que se ofrecen en el mercado para cocinar de manera más rápida y sin tener que quebrarse mucho la cabeza se encuentran los filetes de pollo o pavo ya sazonados con hierbas, marinados o adobados. Basta ponerlos en el sartén unos minutos para que estén listos.

La carne de ave aporta nutrientes importantes, como proteínas y vitaminas B, con la ventaja de que es baja en grasas. Es un alimento saludable, aunque cuando es procesada, pueden añadirse aditivos que no lo son tanto.  El comprar carne cruda y en bandejas para cocinar en casa nos hace pensar que estamos llevando un producto 100% carne y saludable, sin embargo no siempre suele ser así.

Para ello hay que diferenciar entre las carne en bandejas si procesar y las bandejas en las que el pollo o pavo es acompañado con por otros elementos.

Te puede interesar: ¿Por qué debes evitar carne de pollo con rayas blancas?

Filetes frescos

Aquellos filetes de aves que solo fueron enfriados y cortados pero que no llevan ningún tratamiento o aditivo, son considerados carne fresca.

Crédito: Pxhere

Filetes procesados

Las bandejas con filetes de pollo o pavo que se les agrega condimentos, jugos o salsas no son lo mismo que los filetes frescos, se trata de productos más procesados. Es en estos tipos de producto cuando el porcentaje de carne puede ser menor al 100%.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) compartió un video en el que muestra un estudio a 16 marcas y se revela que la cantidad de la carne de bandejas condimentos y adobos varía entre el 74% y el 94%.

Lo que se incorpora a los filetes son ingredientes que ayudan a retener el agua añadida y elementos que alargan su conservación hasta 4 veces más.

Se trata de aditivos permitidos, gomas, espesantes, fosfatos, nitratos, ácido acético, lactato, citratos y algunos colorantes.

Si bien el estudio fue realizado en Europa, en América también se manejan productos con características similares. Por ello la recomendación para saber la calidad de los ingredientes, es revisar la etiqueta del paquete, considerar los elementos añadidos y las cantidades de sal que incluyen.

Te puede interesar: Lo que debes saber sobre el queso de puerco

En esta nota

aditivos Cocinar mejor compras inteligentes Dieta Dieta saludable nutrición sana proteínas

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain