5 curiosidades que no sabías de las galletas Oreo

Hoy, 6 de marzo, se celebra el Día Nacional de las Galletas Oreo

Foto: Lorimalhiot/Pexels
Foto: Lorimalhiot/Pexels
Foto: lorimalhiot / Pixabay

Hoy, 6 de marzo, es el Día Nacional de las Galletas Oreo, y para celebrarlo, a continuación, te compartimos algunos datos poco conocidos de esta famosa marca. ¡Sigue leyendo!

Tenían su propio cereal

El cereal de galletas Oreo se lanzó en 1998, pero se descontinuó en 2007. Sin embargo, aún se produce en Corea del Sur, en donde, al parecer, tiene mucha popularidad, de acuerdo con Mental Floss.

A los cerdos no les gusta

A estos animalitos, al parecer, no les gustan las galletas. La empresa de helados Ben & Jerry’s dieron a conocer que la compañía, en 1985, daba sus desechos de agua lechosa –que les sobraba al hacer sus helados– a un granjero para que alimentara a sus cerdos.

Más tarde, el granjero informó que a los cerdos les encantaba todos los sabores, excepto el de menta con galletas Oreo.

El nombre es un misterio

Oreo ha tenido algunos cambios de nombre a lo largo de los años. Al principio, se llamaban ‘Oreo Biscuits’, luego ‘Oreo Sandwich’, ‘Oreo Crème Sandwich’ y después ‘Oreo Chocolate Sandwich Cookie’. Sin embargo, hasta la fecha no se sabe el origen de la palabra Oreo.

Algunos especulan que le pusieron así, porque Oreo es la palabra francesa para decir ‘oro’, pero esto no ha sido confirmado por la empresa.

Tienen más de 100 años

Las galletas Oreo se fabricaron por primera vez en 1912 por la empresa National Biscuit Company (Nabisco), y fueron lanzadas al mercado al mismo tiempo con otras dos marcas de galletas: Mother Goose Biscuit y Veronese Biscuits, según se informó en Insider.

De las tres marcas, solo las Oreo resistieron la prueba del tiempo.

Tienen una buena porción de crema

Las galletas Oreo de tamaño tradicional tienen exactamente 71% de galleta y 29% de crema. Por otro lado, la versión Oreo Mega Stuff contiene aproximadamente 2.68 veces más relleno que la normal.

–También te puede interesar: La astuta razón por la que los nuggets de Burger King son tan baratos