El embarazo a lado de una mascota: 4 factores a considerar para una sana relación

Si estás por tener un bebé, no es necesario deshacerte de tu perro o gato, con estos consejos podrás preparar a tu animal de compañía para recibirlo

El embarazo a lado de una mascota: 4 factores a considerar para una sana relación
Las mascotas pueden comenzar a familiarizarse con el bebé aún antes de su llegada mediante el olfateo de su futura ropa.
Foto: dbkatayama / Pixabay

Las mascotas son parte de la familia, pero mientras se está viviendo un embarazo siempre existe la incógnita si van a aceptar al nuevo miembro de la familia y si hace daño que esté en el proceso. Con estos consejos no será necesario deshacerte de tu perro o gato, pues conseguirás que esté preparado para recibir al bebé y la convivencia entre todos sea perfecta.

1. Desparasitar a la mascota

Algo fundamental para la prevención es desparasitar al animal de compañía, los expertos recomiendan incrementar la frecuencia con la que se le realice para no correr riesgos innecesarios que puedan traer graves consecuencias para los humanos, según OKdiario.

2. Reconocimiento paulatino del bebé

Es de vital importancia que el animal de compañía vaya haciéndose a la idea de que va a haber un miembro más en la familia y que este conseguirá los principales mimos de los padres. Esto se puede lograr permitiendo que la poco a poco la mascota huela la ropa del bebé que viene en camino. De esta manera, cuando el bebé llegue no le resultará extraño el olor.

Foto: dbkatayama/Pixabay. Un can puede prepararse para la llegada del nuevo bebé.

3. Higiene excesiva

Es imprescindible que en el hogar se extremen las medidas para conseguir que esté muy limpio porque está por llegar un bebé que todavía tiene que fortalecer su sistema inmunológico y necesita no estar expuesto a riesgos innecesarios. Se deben retirar los pelos del animal que queden alojados y limpiar las heces de las mascotas lo más rápido posible.

4. Prevenir la toxoplasmosis

Las embarazadas que tienen gatos en casa deben tomar medidas para evitar lo que se conoce como toxoplasmosis. Este es el nombre que posee un parásito que se encuentra en diversos lugares, entre ellos en las heces del felino. Es particularmente peligroso porque en algunos casos puede llegar hasta la placenta y provocar serios problemas en el feto.

Lo recomendable es que no sea la embarazada quien se encargue de eliminar los restos de heces de la mascota. Si no queda más remedio, es importante que use guantes y que antes y después de recoger el excremento se lave las manos con agua y jabón. Es importante que el gato no se alimente con carne cruda y no salga de casa. Si el minino está enfermo es importante llevarlo al veterinario para que se compruebe si está o no infectado por el citado parásito.

Te puede interesar: Las 5 enfermedades que pueden terminar con la vida de tu perro

Leer más: El acné en los perros y cómo combatirlo eficazmente