Decisión de EEUU y México causa sorpresa y confusión en la frontera

Queda suspendido el ‘tráfico no esencial’ entre ambos países para detener la expansión del coronavirus

Decisión de EEUU y México causa sorpresa y confusión en la frontera
Cruzar para hacer comprar regulares está restringido a partir de hoy sábado. /fotos: Manuel Ocaño.
Foto: Impremedia

Luis de la Cruz llegó desde el estado mexicano de Tlaxcala a la garita de San Ysidro (San Diego) este viernes, apenas un rato después de que el presidente Donald Trump informara en conferencia de prensa sobre nuevas restricciones a los cruces fronterizos que no sean prioridad.

“Vengo a Tulare, California, a comprar un sistema de irrigación agrícola”, explicó a La Opinión. “La verdad, ahora no sé que hacer”.

Si cruzaba la frontera ayer, viernes, pasaría sin ningún impedimento; no obstante si esperaba para hoy, sábado, quizás los agentes fronterizos le impedirían pasar con su visa de turista que le permite hacer algunos negocios personales.

Además había un segundo cambio repentino en sus planes, ya que el estado de California acababa de entrar en cuarentena horas antes de que De la Cruz viajara a la frontera.

Hacía más de un año, platicó, que ahorraba y planeaba este viaje para adquirir el sistema que pensaba que le ayudaría a impulsar su negocio agrícola.

Conforme se decidía a cruzar la frontera para seguir hasta el Valle de San Joaquín, también le asaltaban otras dudas.

“Me parece que si no abren en el lugar donde venden el sistema, me voy a quedar en un hotel”, por lo menos por unos días, platicó.

Luis de la Cruz se encontró con varios cambios al llegar a San Diego.

Las dudas de Luis de la Cruz eran muy parecidas a las de los mexicanos en la frontera que cuentan con visa para cruzar hacia EEUU.

Como el presidente y luego el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijeron ayer que se prohibían los viajes por turismo, muchos mexicanos piensan que se refiere a ellos, porque su visa es para fines turísticos y para cruzar a hacer compras.

Ayer fue notable la diferencia en el número de vehículos de quienes tienen visa en la garita de San Ysidro, apenas con algunos autos formados, y las hileras de autos por donde pasan residentes y ciudadanos estadounidenses.

Una mujer cuestionó si no era esencial querer ir a una farmacia en California a buscar artículos para su esposo que es diabético.

Cuando la prensa le pidió aclarar a la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en San Diego, una portavoz respondió con un comunicado que solo contenía un hipervínculo al video de la conferencia de dos horas y 25 minutos que el presidente Trump y sus funcionarios dieron horas antes.

Finalmente, el Departamento de Seguridad Interior (HSD) proporcionó a La Opinión un documento que aclara al menos parcialmente las restricciones y las prioridades desde hoy sábado en la frontera.

Dice que ambos países lanzaron una iniciativa conjunta que garantiza los viajes considerados esenciales y prohíbe los no esenciales, para controlar el tráfico fronterizo y con ello colaborar a contener la pandemia de coronavirus.

Los viajes que sí son considerados esenciales entre ambos países “implican servicios críticos, como alimentos, combustible, atención médica y medicamentos que salvan vidas y que deben llegar a las personas en ambos lados de la frontera todos los días”, dice el documento.

Son cruces fronterizos o viajes que “deberán continuar sin obstáculos”, lo mismo que el comercio entre las dos naciones.

Las autoridades dicen que con el paso de los días, cada vez menos personas cruzan la frontera hacia California.

En cambio quedan prohibidos los cruces fronterizos o viajes “por turismo o recreación”.

Paola Ávila, vicepresidenta de la Cámara de Comercio de San Diego para Relaciones Internacionales, dijo que “de cualquier forma la gente ya no estaba cruzando” por motivos sociales o turísticos.

En la última semana, primero cerraron los centros comerciales, luego los bares y cervecerías, se ordenó que las reuniones fueran de máximo 10 personas, cancelaron conciertos, partidos deportivos, incluso las cafeterías y restaurantes, que siguen abiertos al público en Baja California, comenzaron en California a atender solamente para llevar o para entrega a domicilio.

Es un panorama sin sentido para el turismo, de acuerdo con Ávila.

En otra entrevista en la misma garita, Jessica, una joven estadounidense que vive “varios días a la
semana en Tijuana porque aquí está mi mamá y no puede cruzar” a San Diego, explicó que las nuevas medidas en la frontera, le convienen.

“En mi trabajo no me han despedido ni recortado horas, al contrario, me las han aumentado, porque trabajo en un supermercado y pues, la gente llega mucho a buscar alimentos, agua y otros artículos” explicó la joven.

Jessica tiene uno de los empleos que el Departamento de Seguridad Interior considera “críticos” durante la emergencia por la pandemia de coronavirus, junto con los policías, los campesinos y el personal médico, entre otros.

Aún si Jessica encontrara restricciones entre una ciudad y otra o entre un estado y otro, estaría autorizada a desplazarse y el gobierno considera que debe trabajar por lo menos su jornada laboral completa.

Para Jessica, la restricciones vienen a ayudar, pues con menos gente que cruza la frontera, su desplazamiento entre los dos países es más rápido.

Jessic, una joven estadounidense, a debe cruzar a California porque trabaja en un supermercado.

Quiénes cruzan y quiénes no en la frontera

De acuerdo con la Oficina de Diplomacia Pública del Departamento de Seguridad Interior (HSD), desde el primer minuto de hoy, sábado tienen prohibido cruzar la frontera o viajar de México a Estados Unidos quienes lo hacen por razones de turismo, recreación, sociales como visitas a familiares y conocidos, o para realizar compras regulares.

Pueden cruzar los ciudadanos estadounidenses, los residentes legales y quienes por su trabajo realizan operaciones críticas para la emergencia por la pandemia de coronavirus, como personal médico, transportistas de productos agrícolas o trabajadores de supermercados.