El impacto será brutal: ¿Cuánto dinero hay en juego con la suspensión de los Juegos Olímpicos?

Miles de millones de dólares entre derechos de televisión, patrocinios y capital federal

El impacto será brutal: ¿Cuánto dinero hay en juego con la suspensión de los Juegos Olímpicos?
Foto: EFE

Llegó la noticia más terrible y la que todos sabíamos que llegaría: la suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokio ya es oficial y las implicaciones -además de deportivas- tendrán un impacto económico nunca antes visto por un comité organizador.

El coronavirus ha puesto en la tablita un proyecto con un presupuesto de más de 12,600 millones de dólares entre capital federal japonés, del Comité Organizador y patrocinios de la iniciativa privada. Las pérdidas estiman un panorama oscuro cuyos daños serían devastadores para todos los implicados.

Para darnos una idea, el Mercedes Benz Stadium de Atlanta, el estadio más caro del mundo, tiene un valor de unos $1,600 millones de dólares. Con el presupuesto de los JJOO de Tokio se podrían construir… ¡más de 10!

Los Juegos Olímpicos de Tokio rompieron un récord histórico en cuanto a patrocinios con más de $3,100 millones de dólares y su cancelación implica la renegociación de los derechos televisivos con 90 cadenas alrededor del mundo, quienes aportan el 75% de los ingresos.

Como bien dice el presidente del COI, Thomas Bach, la cancelación de los Juegos es impensable: no hay forma de recuperar los $6,000 millones de dólares estimados en ingresos, o la derrama para la capital japonesa estimada en $284,000 millones en un periodo de 18 años.

De hecho, tampoco hay forma de reembolsar $83 millones de dólares en entradas que ya fueron compradas por el público.

En cuestión de logística, otro reto mayúsculo: como el destino de las 5,600 casas de la villa olímpica, a orillas de la bahía, las cuales pasarán a manos de un tercero en el mes de septiembre, según lo estipulado en los contratos.

Bach declaró que no se puede terminar con el sueño de 11,000 atletas, quienes, en medio de la crisis sanitaria más devastadora de las últimas décadas, abordan con incertidumbre su preparación, pero la urgencia de los organizadores, como siempre parece tener más que ver con lo económico que con lo deportivo.