Tirar de todo al inodoro puede causar problemas en el drenaje

Autoridades piden a la comunidad desechar guantes y paños de bebé únicamente en la basura y así evitar complicaciones durante la pandemia

Se pide tirar los paños antibacteriales, entre otros, en la basura y no en los inodoros. / archivo
Se pide tirar los paños antibacteriales, entre otros, en la basura y no en los inodoros. / archivo
Foto: Amazon

A estas altura es probable que varios ya tengan en sus hogares artículos de primera necesidad, como alimentos, productos de higiene —y sobre todo papel higiénico— a fin de estar preparados durante la pandemia del coronavirus.

No obstante, el Departamento de Obras Públicas del condado de Los Ángeles informó que desde hace dos semanas comenzó a ver en los drenajes diversos materiales que no deberían estar ahí como telas, toallas desinfectantes, guantes, camisetas, paños para bebé, entre otros, que son descartados a través del inodoro.

“El usar estos productos puede causar muchos problemas”, dijo Edel Vizcarra, representante de relaciones gubernamentales para el departamento de Obras Públicas.

Agregó que en estos momentos las personas deben ser más cuidadosas para evitar comprometer el drenaje ya que pudiera crear problemas en el sistema de alcantarillado público del condado angelino.

Aunque, hasta el momento, no se han reportado muchos contratiempos en esta área; sí han visto a otras ciudades y agencias experimentar ese problema.

Esto preocupa a las autoridades porque el problema pudiera llegar eventualmente a los alcantarillados que son regidos por el Departamento de Obras Públicas.

“Tenemos alrededor de 4,600 millas de alcantarillado y 30 estaciones de bombeo que están trabajando estrechamente con nuestros socios regionales”, dijo Vizcarra.

El representante indicó que mientras se veía a muchos comprar enormes cantidades de papel higiénico, al anunciarse la pandemia; otros comenzaron a usar alternativas.

“Creo que mucha gente, por precaución, compraba toallitas desinfectantes. Y estaban tirando esas toallitas junto con las toallas de papel y productos similares en los inodoros”, explicó. “El papel higiénico está diseñado para deshacerse, los demás materiales no”.

Vizcarra dijo que la mayoría de estos materiales que no se deshacen terminan obstruyendo los drenajes que llegan hasta las instalaciones del tratamiento de aguas residuales. Muchos de esos derrames llegan a lagos y ríos y no pueden llegar al océano causando otra amplia gama de impactos sobre la salud pública en el medio ambiente.

“Entonces, incluso [algunas] toallitas etiquetadas como desechables interfieren con las aguas residuales y la recolección”, dijo el portavoz.

Por esta razón varias agencias han creado campañas para informar a los residentes, a fin de instarlos a no descartar esas toallitas en el inodoro, sino arrojarlas en la basura.

Entre ellas está la campaña que promueve solo arrojar al inodoro las tres P, “Pipi, popo y papel”.

“Estamos publicando en Twitter y compartiendo información con nuestras agencias asociadas y tenemos diferentes grupos de defensa que están tratando de difundir ese mensaje”, dijo Vizcarra.

“No se trata solo de las obstrucciones en el sistema de alcantarillado, es que cada vez que recibimos estos materiales las bombas de las plantas se descomponen”, agregó.