Estalla la violencia en una cárcel de ICE por temor al coronavirus

Detenidos y guardias de seguridad protagonizan sangrientas trifulcas
Estalla la violencia en una cárcel de ICE por temor al coronavirus
Detenidos por ICE en riesgo de contagio.
Foto: John Moore / Getty Images

El pánico que se vive al interior de las cárceles de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) por el riesgo de contraer el coronavirus estalló en violencia esta semana al registrarse dos peleas sangrientas entre los inmigrantes recluidos y los guardias.

Los altercados ocurrieron durante la noche martes 7 de abril en el centro de detención Krome, en Miami, Florida, luego de que los internos rechazaran la llegada de nuevos inmigrantes por temor de que estén contagiados.

Varios detenidos y guardias terminaron bañados en sangre o con los ojos cerrados por los puñetazos que recibieron, según testimonios recogidos por el periódico Miami Herald.

“Fue tan violento que un teniente estaba gritando y llorando por la radio”, refiere uno de los testimonios.

Alrededor de 60 detenidos demandaban, además de su liberación, que el personal médico revisara a los de nuevo ingreso y que todos fueran sometidos a la prueba del coronavirus.

Ante la negativa de ICE para evaluar la salud de quienes ingresan al centro de detención Krome, los que ya estaban recluidos trataron de impedir la entrada de nuevos internos a sus celdas por temor de que pudieran estar enfermos de COVID-19, además de estar hacinados.

Y luego se desató la violencia.

Muchos de los detenidos que participaron en la reyerta terminaron siendo castigados en celdas de confinamiento solitario, lo que se conoce como “el hoyo”.

Abogados de inmigración, decenas de detenidos y oficiales de seguridad de la cárcel confirmaron a la prensa la caótica situación que se vivió a noche del martes y que ha dejado un ambiente de tensión que en cualquier momento podría desencadenar más disturbios.

“Algunos detenidos fueron golpeados y esposados, había sangre en el piso”, señaló otro de los testigos.

José Almaraz, de 30 años de edad, fue uno de los que terminaron ensangrentados y en “el hoyo”, de acuerdo con el reporte del Miami Herald.

“Tres guardias me golpearon en la cara con las esposas, mi ojo izquierdo está negro e hinchado y creo que mi nariz está rota”, refiere el testimonio de Almaraz. “Los médicos vinieron a revisar mi temperatura, pero no atenderán mis lesiones. Por favor ayuda”.