Coronavirus le da un nuevo golpe a millennials en sus aspiraciones por comprar una casa

Generación Y enfrenta nuevas incertidumbres económicas para tener un patrimonio propio

Un nuevo dolor de cabeza enfrentan los millennials debido al coronavirus.
Un nuevo dolor de cabeza enfrentan los millennials debido al coronavirus.
Foto: Anh Nguyen / Unsplash

Si alguna de las generaciones recientes han tenido que lidiar con el estigma social por no querer un estilo de vida tradicional en edad joven, exceso de deuda y, ahora que muchos finalmente podían y querían aspirar a comprar un casa, dos recesiones económicas que podrían afectar sus objetivos, sin duda alguna nos viene a la mente los tan nombrados millennials.

Decir que la generación Y tuvo un momento difícil después de graduarse es insuficiente, según Forbes. Los millennials que tenían 22 años en 2008, entusiasmados por comenzar su carrera y tal vez comprar una casa, entraron en una economía en colapso.

Ahora, esas mismas personas tienen 34 años, y cuando parecía que acumulaban el suficiente capital para poder hacerse de un patrimonio por primera vez, con una economía firme, tasas hipotecarias cerca de los mínimos históricos y ascensos profesionales, llega COVID-19 a Estados Unidos y las incertidumbres y fantasmas del pasado regresan a esta comunidad con posibles tasas de desempleo en ascenso en pocos días.

Pero no son los únicos que tendrán que postergar sus deseos de vivienda, tal como lo vivieron millones de millennials en 2008, la generación Z, con edades entre los 22 y 25 años, entraba este 2020 al mercado inmobiliario con excelentes oportunidades de compra, aunque la historia de su predecesora se repite y posiblemente tendrán que esperar a ver cómo se desenvuelve la economía del país, con una elección próxima a cuestas, para definir su futuro patrimonial.

Sin embargo, cabe recordar que una de las características inmobiliarias de este aún joven sector social, era la decisión voluntaria de alquilar por la flexibilidad económica que les brindaba, a pesar de contar con los recursos para comprar, por lo que esta actitud podría mantenerse en muchos estadounidenses, incluso después del coronavirus.

– También te puede interesar: