“Sentía que me iba a explotar la pierna”: Nico Castillo habló del tormento que vivió cuando le dio la trombosis

El delantero chileno es monitoreado por el cuerpo médico de América
“Sentía que me iba a explotar la pierna”: Nico Castillo habló del tormento que vivió cuando le dio la trombosis
Castillo se recupera de la lesión.
Foto: Imago7

El delantero de las Águilas del América, Nicolás Castillo, vivió una etapa tormentosa por cuestiones de salud en los últimos meses, pues lo que parecía ser una cirugía de rutina, se complicó y estuvo en riesgo su vida.

En un Live a través de Instagram de la Universidad Católica de Chile, Castillo reveló que entró al quirófano por una lesión en el cuádriceps de la pierna derecha, pero esta derivó en una trombosis.

“Yo fui a operarme por una lesión que tenía en el cuádriceps, tenía el tendón del recto cortado por tanta sobrecarga, por querer jugar con molestia se me terminó de cortar. Decidimos operar y después de eso salió todo. No me acuerdo mucho, en ese momento me empezó a dar la trombosis, no sentía la pierna, sentía como que me iba a explotar toda la pierna derecha. Me durmieron ahí mismo, llegó una doctora a la que le agradezco porque me salvó la vida, sacó a toda la gente que estaba en la pieza, me dijo que me tenía que operar de nuevo. Recuerdo que dijo eso y después no me acuerdo de mucho”, mencionó el chileno.

Después de estar bajo observación, los doctores dieron el alta médica al chileno, por lo que fue a su casa, y fue ahí en donde volvió a tener una fuerte recaída.

“Estaba en mi cama, me quise mover un poquito, traté de levantarme y me volvió a sangrar de la nada. Estaba toda mi familia y de aquí agarramos y nos fuimos a la clínica. Ahí fue donde las vi negras, yo ya iba perdiendo sangre. Veía todo blanco, iba inconsciente. Perdí casi tres litros de sangre en ese trayecto. Ahí fue cuando los del club le pidieron sangre a la gente según lo que me contaron”, relató el delantero de las Águilas.

Ya en el hospital, nuevamente fue atendido con éxito, a pesar de todas las complicaciones que surgieron.

“Cuando llegué allá, yo iba inconsciente, venía con la pierna muy inflamada de sangre, entonces me pincharon por todos lados y trataron de sacarme sangre con agujas, como pudieran. Hace tres días había salido del hospital y las venas las tenía todas dañadas, apenas me tocaban y me dolía, cuando llegué me pincharon todo y al final terminaron haciéndolo aquí (en el cuello)”, concluyó el chileno.

El pasado 25 de marzo, Nicolás Castillo abandonó el hospital, y desde ese entonces ha estado en proceso de rehabilitación en su casa, siendo monitoreado por el cuerpo médico del club, quienes se encargan de su salud.