Cómo marinar pollo con yogur para que te quede jugoso y suave

El yogur es mejor que la leche para que tu pollo frito, a la parrilla o al sartén jamás este seco

Foto: Adelia Rosalinda / Pixabay
Foto: Adelia Rosalinda / Pixabay
Foto: Adelia Rosalinda / Pixabay

El yogur natural, preferentemente de leche entera es uno de los mejores ingredientes con los que puedes marinar tu carne, su ácido láctico, acidifica las fibras musculosas y logra que la carne este más tierna y jugosa, no seca, sin importar sea frito, a la parrilla o al sartén.

A diferencia de otros ingredientes ácidos, como el jugo de limón o el vinagre, el yogur (con su nivel de pH más alto) es mucho más suave y tolerante.

También se puede usar el yogur para marinar otras carnes como el cordero y la ternera, pero sus efectos en pollo son notables, ya que es una carne con poca grasa. Sabemos que las pechugas tienden a secarse, pero con este lácteo podrían quedar tan jugosas como los muslos.

El pollo frito que ha sido marinado el yogur tiene más sabor, es más jugoso, tierno y a la vez crujiente que si lo hubieras reposado en leche.

Con la ventaja de su grasa láctea y cultivos vivos, el yogur te ahorra otros ingredientes, como usar algo graso (aceite de oliva) para un mejor dorado; algo ácido (vinagre o limón) para ablandar. Solo necesitas agregar sal y especias si lo deseas.

Esta exitosa técnica para marinar la carne con yogur ha existido desde hace siglos, especialmente durante el Imperio mongol, que abarcó los siglos XIII y XIV, donde era común fermentar la carne de yegua y otros animales.

yogur desnatado
Foto: Unsplash

Marinar

No olvides de poner sal al yogur, un poco en mayor cantidad que como lo harías con otro marinado.

Agrega las hierbas y especias de tu agrado, pimienta, comino, chile en polvo o zumaque (si es que quieres un toque de medio oriente).

Deja una capa uniforme de yogur, pero no en exceso para evitar se adhiera al sartén.

No necesitas voltear varias veces para mantener su marinado.

Se recomienda colar el yogur para maximizar el sabor ácido de la carne.