Donación de iPads permite visitas virtuales a pacientes de COVID-19

Esta tecnología permite el contacto de los enfermos con sus familiares, quienes hoy no tienen permitido ir al hospital

Este es un modelo de cómo los pacientes podrían comunicarse a través de los iPads con sus familiares. /fotos:  Michael Owen Baker.
Este es un modelo de cómo los pacientes podrían comunicarse a través de los iPads con sus familiares. /fotos: Michael Owen Baker.
Foto: Cortesía

Durante la pandemia por el coronavirus, los pacientes en los hospitales son algunas de las personas que más sufren.

Luchan contra una enfermedad que pudiera ser mortal y deben hacerlo solos ya que no se permite la visita de los familiares debido a lo contagiosa que puede llegar a ser esta enfermedad.

Azar Kattan, portavoz del hospital Harbor-UCLA Medical Center, dijo que desde que se desató la pandemia en los hospitales del condado de Los Ángeles notaron que los pacientes necesitaban contacto con sus seres queridos.

Así que decidieron asociarse con la Fundación Annenberg y MobileDemand para donar 300 iPads en los cuatro hospitales del condado de Los Ángeles.

Los hospitales beneficiados fueron el LAC+USC Medical Center, Harbor-UCLA Medical Center, Olive View-UCLA Medical Center y el Centro Nacional de Rehabilitación Rancho Los Amigos.

Los iPads servirán para que los pacientes aislados puedan tener visitas virtuales con familiares y amigos durante la pandemia.

Kattan dijo que los iPads estarán en los cuartos de ciertos pacientes diagnosticados con COVID-19 y otros con enfermedades graves.

“Actualmente no permitimos que ninguna persona visite a pacientes porque los miembros de la familia podrían exponerse [al coronavirus] y [tampoco] sabemos si son casos positivos… Eso también afecta a otros pacientes críticos”, explicó.

Con la tecnología de las video llamadas será mas fácil que los familiares puedan hablar con los pacientes en el hospital.

“Los estudios han demostrado que la participación de la familia en la atención del paciente es realmente importante para su recuperación y mejora”, añadió Kattan.

Esfuerzo conjunto

Danica Forsyth, portavoz de MobileDemand, cuya sede está en Cedar Rapids (Iowa), dijo que la compañía ha tenido una relación de hace tiempo con el Harbor-UCLA Medical Center y por eso brindaron su apoyo.

“Ellos se acercaron expresando la necesidad de ayudar a los pacientes a comunicarse con sus seres queridos y agradecemos que pudimos proporcionar 300 estuches protectores para los iPads” indicó.

Los estuches protectores de los iPads tienen caballetes ajustables para pacientes que son demasiado débiles para sostener una tableta, liberando al personal de atención médica de tener que sostener los dispositivos para los pacientes.

Forsyth dijo que para el presidente de la compañía Matt Miller, es importante dar un paso al frente y ayudar a las comunidades, ya sea de forma local o nacional.

“Solo queremos poder participar y ayudar como podamos y estamos en condiciones de hacerlo, así que estamos realmente agradecidos con todos los involucrados en este esfuerzo”, indicó Forsyth.

La enfermera de ayuda del Departamento de Servicios de Salud del Condado de Los Ángeles, Laura Avila, usa un iPad para hablar con un miembro del personal que desempeña el papel de un “paciente” aislado en Harbor-UCLA Medical Center. (Photo/Michael Owen Baker)

Acceso dentro y fuera de los hospitales

Kattan dijo que comenzando el martes los iPads fueron repartidos entre los cuatro hospitales y estos se encargarán de crear un Centro familiar de llamadas afuera de sus instalaciones para también ayudar a los familiares que no cuenten con dispositivos y/o Internet.

Algunos iPads serán instalados en estos centros familiares donde las personas llegarán a visitar virtualmente a sus familiares enfermos que se encuentran dentro del hospital.

“Los iPads solo funcionan con los datos del hospital así que cuando el paciente se recupera los iPads se desinfectan y se guardan para el próximo paciente”, indicó Kattan.

Cinny Kennard, directora ejecutiva de la fundación Annenberg dijo que una vez que el coronavirus fue declarado una pandemia el 11 de marzo la Fundación Annenberg entró en acción.

“Cambiamos todo nuestro enfoque de donaciones para la respuesta de emergencia a COVID-19 y parte de eso fue que descubrimos que nuestros hospitales del Departamento de Servicios de Salud del condado de Los Ángeles, necesitaban que los pacientes con COVID-19 pudieran conectarse de alguna manera con sus familias”, expresó.

“También conectar a los médicos con los familiares y pudimos asociarnos con el condado y otras entidades brillantes para lograrlo”.

Otros asociados en la donación incluye la organización Brilliant Corners y The Los Angeles County Center for Strategic Partnerships.

Wallis Annenberg, presidente y CEO de la Fundación Annenberg dijo en un comunicado que este es un maravilloso ejemplo de cómo las organizaciones filantrópicas, las organizaciones sin fines de lucro, el gobierno y las empresas pueden colaborar y satisfacer una necesidad inmediata en la comunidad.

“Poder ofrecer una oportunidad de comodidad y conexión a quienes sufren y aliviar algo del estrés de nuestros cuidadores de primera línea es de suma importancia”, dijo Annenberg.

Las autoridades dijeron que si bien el distanciamiento social ha sido exitoso para aplanar la curva del aumento de COVID-19 en el condado de Los Ángeles, se anticipa que continuará durante varios meses.
Esta es una razón mas para que los pacientes que continúen llegando no se sientan completamente aislados y puedan mantener algún tipo de contacto con el exterior.