Cómo salir al aire libre con tus niños sin descuidar el distanciamiento

Salir a respirar aire puro debería ser una prioridad para las familias en medio de la contingencia

Manténgase conectado con la naturaleza y  aproveche este tiempo para estrechar vínculos realizando actividades de mutuo interés.
Manténgase conectado con la naturaleza y  aproveche este tiempo para estrechar vínculos realizando actividades de mutuo interés.
Foto: Pixabay

Quizá por ahora te sea imposible combinar las palabras naturaleza con distanciamiento social, pero aunque parezca difícil de mezclar es importante no descuidar el tiempo de esparcimiento de los niños para que sigan manteniendo su espíritu aventurero.

Justo ahora que el ciclo escolar ha terminado, es momento para que las familias puedan organizar su día con espacios para realizar actividades al aire libre, respetando la distancia sana con otras personas a fin de que el pequeño disfrute de estar fuera de casa.

Especialistas de Health Children sugirieron algunos puntos básicos para que padres e hijos puedan explorar la naturaleza en estos momentos de la contingencia sanitaria:

La naturaleza nos rodea. Podemos explorar la naturaleza manteniendo una distancia sana en nuestro patio, un jardín de mesa, o incluso de manera virtual (aunque no con los mismos beneficios).

Saliendo con el bebé. Incluso los bebés, y los niños, pueden jugar y aprender en la naturaleza. Si va a ir a un lugar público, lo más seguro es mantenerlos en su porta-bebé o cochechito. Si están en su propio espacio privado, puede dejarlos que exploren más.

Pueden crear esculturas naturales con ramas, hojas, conos, piedras y otros pegando los objetos recolectados en una base hecha con plastilina (pasta para moldear). Ayude a su niño a poner estos objetos en la plastilina y tome nota de los diferentes patrones que crea cada objeto.

Montar en bicicleta con su familia en el vecindario es también una buena opción si mantiene una distancia sana entre otros durante su paseo. La idea es que los adultos hagan ejercicios mientras los niños disfrutan del aire libre.

Jugar en el lodo (barro) es algo muy divertido para los niños pequeños y les ayuda a desarrollar sus habilidades sensoriales y motoras. Puede darles a sus niños ollas o macetas viejas, sartenes y otros utensilios del hogar para que manipulen, viertan y aplasten el lodo para el juego imaginario.

Rete a sus niños más grandes y a los adolescentes. Manténgase conectado con la naturaleza y  aproveche este tiempo para estrechar vínculos realizando actividades de mutuo interés.

Organice una búsqueda de tesoros de la naturaleza para la familia. Incluya categorías como plantas, árboles, animales y pájaros. ¿Quién podrá crear la lista más larga de señales que puedan encontrar de la primavera? ¿Cuántas flores diferentes pueden fotografiar?

Lleve un diario para anotar experiencias con la naturaleza donde puedan describir lo que ven desde un sitio cómodo al aire libre. Anímelos a que escriban cómo estas experiencias los hacen sentir o a que dibujen lo que ven.

Tenga a la mano una pelota (balón). Patear un balón de fútbol o jugar a atrapar la pelota juntos puede ser divertido si estamos distanciados entre sí y no compartimos ningún equipamiento deportivo con otras personas que no viven con nosotros.