Muñecas hinchables en varios restaurantes ocupan el espacio libre, este es el motivo

Los cafés y restaurantes deben asegurar que se puede mantener la distancia social entre los clientes

Maniquíes en restaurantes para rellenar el espacio por el distanciamiento social.
Maniquíes en restaurantes para rellenar el espacio por el distanciamiento social.
Foto: Getty Images

En un intento por hacer cumplir las pautas de distanciamiento social, los restaurantes de todo el mundo están sacando su lado más creativo para crear atmósferas agradables para sus clientes, pero a la vez ofrecer seguridad.

Algunos han pensado en llenar el vacío “obligado” de esos seis pies de distancia para no contagiarse por el virus de una forma un tanto peculiar. Quieren que los clientes no se sientan solos o incómodos, así que colocan maniquíes.

Los maniquíes vestidos con ropa de la década de 1940 ocupan algunas mesas en el comedor del Inn at Little Washington, un restaurante de tres estrellas Michelin en el bucólico condado de Rappahannock, Virginia.

La ley en Virginia exige que los restaurantes que vuelvan a abrir lo hagan al 50 % de su capacidad para mantener el distanciamiento social. Cuando el restaurante vuelva a abrir el 29 de mayo, el chef Patrick O’Connell sentará a los maniquíes en las mesas vacías.

Paula Melehes, propietaria del restaurante Open Hearth en Taylor, Carolina del Sur, le dijo a su estación de noticias local de NBC que ordenó muñecas hinchables de Amazon y las colocó en las mesas vacías para que los clientes no sintieran el lugar tan vacío.

Melehes también instaló un dispensador de desinfectante para manos, comenzó a usar menús desechables y está haciendo controles de temperatura de empleados y clientes.

“No podemos permitirnos un cierre”, dijo.

En otros lugares del mundo se está haciendo lo mismo.

En estos días, los maniquíes de tamaño natural están sentados en la famosa cafetería Cafe Central en Innere Stadt, Viena, Austria. Desde que Austria reabrió todos los cafés y restaurantes el 15 de mayo, varios bares y cafeterías vienesas están colocando maniquíes estratégicamente en sus establecimientos para ayudar a los clientes a mantener el espacio y a mantener estrictas leyes de distanciamiento social.