Cómo ahorrar tiempo y dinero al comprar comestibles

Cómo ahorrar tiempo y dinero al comprar comestibles

Hacer compras de comestibles ha sido bastante difícil, y eso era antes de que aumentaran los precios.  Los consumidores necesitan encontrar nuevas formas de economizar en lo que compran en la tienda y mantenerse a salvo. 

Los precios de los comestibles están aumentando en todo el país a una tasa que no se ha visto desde 1974.  En general subieron un 2.6% entre marzo y abril según el U.S. Bureau of Labor Statistics, que rastrea los precios de productos y servicios que los estadounidenses consumen.

Algunos de los aumentos más altos se deben a los eventos que has visto en las noticias. Las chuletas de cerdo aumentaron un promedio de 7.4%, el resultado del cierre temporal de las plantas empacadoras de carne donde los trabajadores fueron infectados con el coronavirus.  Por la misma razón, los precios de pollos completos frescos aumentaron 7.1%, la carne molida cruda, un promedio 4.8%. Los huevos subieron un enorme 16.1%.

Los productos de papel y de limpieza aumentaron en precio cuando los consumidores empezaron a surtir provisiones para quedarse en casa y protegerse. A medida que muchos productos de las tiendas han disminuido, los precios de los productos que quedan han aumentado. 

Otros factores, menos visible a los consumidores, han afectado los precios también, dice Burt Flickinger II, director en Strategic Resource Group, una empresa de consultoría minorista basada en Nueva York.

Conforme la pandemia se extendió en la primavera, las cadenas de suministros que normalmente proveen a los supermercados más grandes se volvieron inadecuadas bajo el peso de la demanda. Y todavía no se han recuperado, dice él.

Y en comparación con años anteriores, los fabricantes de productos envasados no están proporcionando a los minoristas mucho en cuanto a las bonificaciones promocionales, es decir, pagos por exhibiciones y publicidad para promocionar sus productos. Como resultado, dice Flickinger, los minoristas deben usar sus propios fondos para publicidad y están pasando el costo.

“Los consumidores están pagando entre $4.99 y $5.99 por un paquete de 12 envases de Coke y Pepsi, en comparación con $2.99 y $3.99 que pagaron el año pasado durante este tiempo”, dice él.

Encontrar tácticas que funcionan

En este tiempo tan difícil, Consumer Report les preguntó a los expertos cómo ahorrar dinero en el supermercado.  También les preguntamos a nuestros seguidores en Facebook, compradores sabios, sobre sus consejos y tácticas de ahorrar tiempo y dinero que les han servido.  Escoge algunos de estos consejos para ahorrar dinero en las próximas semanas. 

1. Planea, planea, planea. Reducir los viajes a la tienda pueden ayudarte a mantenerte a salvo, ahorrar tiempo y reducir el impulso de hacer compras.  Linda Test de Mena, Arkansas, dice que ella planifica las comida hasta el punto que ahora hace sus compras cada 3 semanas en vez de 2 veces a la semana, como lo hacía en el pasado. Entre sus tácticas, usar los vegetales y fruta en el orden que empiezan a pudrirse. “Las ensaladas y espinacas primero”, dice ella. “Las zanahorias y nabo seco al último”.

2. Haz tus compras en un almacén o tiendas pequeñas. Los clubes de membresía como BJ’s Wholesale Club y Costco, están manejando su inventario bien, y es muy probable que encuentres los artículos en tu lista, dice Flickinger. Lo mismo con las cadenas regionales pequeñas; pueden tener una ventaja en mantener sus estantes abastecidos porque sus distribuidores no son necesariamente los mismos proveedores que almacenan cadenas más grandes.

3. Usa aplicaciones de descuento. Dos que nos gustan son Ibotta y Flipp. Ambas aplicaciones coordinan las tarjetas de fidelidad de su tienda con los descuentos y cupones actuales. Con Flipp, escanea la aplicación al finalizar la compra para aplicar ahorros en el punto de venta. Con Ibotta, tú seleccionas reembolsos en la aplicación y tomas fotos de tus recibos para importar ahorros, después del hecho, a una cuenta de Ibotta. Los ahorros se transfieren a una aplicación de pago, como PayPal, o una tarjeta de regalo. Algunos programas de lealtad, en particular los de Safeway y Stop & Shop, también te permiten generar recompensas para la compra de gasolina en estaciones de servicio afiliadas.

4. Planifica un camino. Algunas aplicaciones de club de lealtad de tiendas te permiten ubicar artículos por pasillo. Esto podría ayudarte a atravesar la tienda rápidamente y reducir el retroceso si tu tienda de comestibles ha creado pasillos unidireccionales.

5. Usa la calculadora en tu teléfono. Las etiquetas de precio unitario debajo de cada producto pueden ayudarte a comparar mejor los precios de artículos similares. Pero si la tienda no tiene las etiquetas, usa la calculadora de tu teléfono inteligente. Divide el precio por la cantidad de unidades en cada paquete que estás comparando.

Si, por ejemplo, el precio de un refresco es por onza líquida y el otro es por litro, pregúntale a Google cuántas onzas hay en un litro y haz las conversiones. A menudo puedes hacer el mismo cálculo desde tu casa cuando verificas las ofertas de una tienda en línea, lo que te ahorra tiempo en los pasillos. (Solo 9 estados requieren etiquetas de precio unitario; Consumer Reports anima a los supermercados en todos los estados a usarlo).

6. Compra las marcas de la tienda. El costo de los alimentos y bebidas de la marca de la tienda es de al menos 20 a 25% menos que las marcas populares del mismo producto, dice Flickinger. (Cuando se encuestó a los miembros de CR sobre las tiendas de abarrotes y los supermercados que más les gustaban, 3 tiendas de comestibles obtuvieron las mejores calificaciones por las marcas de su tienda: los nombres nacionales Costco y Trader Joe’s, y Central Market, con sede en San Antonio y es una subsidiaria del sector privado propiedad de la cadena de supermercados HEB.) A menudo puedes encontrar marcas de tiendas en los estantes a la derecha o izquierda de artículos de marca similares.

7. Usa una tarjeta de crédito con devolución de efectivo. Consulta los sitios web de las tarjetas de devolución de efectivo que ya tienes para ver si han aumentado tus beneficios para las compras de comestibles. Las tarjetas ofrecidas por Delta, Hilton, Hyatt, Marriott y United han introducido recientemente recompensas porcentuales más altas para el gasto en comestibles, al igual que las tarjetas Chase Sapphire Reserve y Sapphire Preferred, dice Ted Rossman, analista de la industria en CreditCards.com.

Si estás buscando una nueva tarjeta de devolución de efectivo, considera la tarjeta American Express Blue Cash Preferred; devuelve 6% en los primeros $6,000 en comestibles cada año y en ciertos servicios de transmisión (streaming), 3% en estaciones de servicio y tránsito, y 1% en otras compras. Los consumidores que se inscriban antes del 1º de junio obtienen un reembolso de $250 por gastar $1,000 en los primeros 6 meses. (Hay una tarifa anual de $95). Ten en cuenta, dice Rossman, que es posible que necesites un puntaje de crédito de 740 o más para calificar. Las tasas de interés en estas tarjetas generalmente son superiores al 15%, por lo que es mejor usarlas solo si pagas tu saldo cada mes.

8. Compra en momentos tranquilos. Escribe una ubicación específica de la tienda en la búsqueda de Google y obtendrás un cuadro de “Plan your visit” (planifique su visita) en el perfil de la empresa que indica los horarios más ocupados y más lentos para cada día de la semana para que puedas ver exactamente cuándo la tienda menos clientes. Si tu horario es flexible, compra alrededor de las 10 a.m. del jueves, después de que las horas de la tercera edad generalmente terminan, dice Keith Fix, CEO de Retail Aware, una compañía de análisis que rastrea el comportamiento del consumidor en la tienda y tiene su sede en Omaha, Neb. Otro buen momento es a las 10 de la mañana los miércoles. Los fines de semana son los más concurridos.

9. Revisa y compara las circulares de la tienda con anticipación. Puedes encontrar la mayoría de las circulares en línea, y revisarlas allí elimina la necesidad de revisar copias en papel en la entrada del mercado. Verificar los anuncios por adelantado te permite hacer comparaciones de precios, para que puedas planificar dónde comprar con anticipación. Cuando recientemente comparamos circulares en línea de 3 tiendas de comestibles cerca de la sede central de CR en Yonkers, Nueva York, encontramos precios que oscilaban entre $3.99 y $6.69 por libra para un 85% de carne molida magra.

10. Considera cupones digitales. Algunas tiendas de comestibles, incluyendo BJ’s Wholesale Club; Weis Markets, un minorista del Atlántico medio; y el servicio de entrega de Peapod: han suspendido temporalmente la aceptación de cupones de fabricantes de papel para reducir los puntos de contacto que podrían propagar el coronavirus. Aún así, la mayoría de los supermercados aún aceptarán cupones de papel de los fabricantes e incluso pueden duplicar o incluso triplicar su valor al momento de pagar.

Ciertos minoristas lo hacen todos los días o semanas; otros, menos. En el noreste, Stop & Shop duplica los cupones de papel de los fabricantes todos los días. Bi-Lo, en Georgia, North Carolina y South Carolina, duplica cupones con un valor de 60 centavos o menos todos los días, a menos que se indique lo contrario en la tienda individual. (En ambas cadenas, se aplican otras restricciones).

11. Haz un inventario de la despensa. Una familia de 4 personas podría perder al menos $1,500 al año en comida desperdiciada, dice el Natural Resources Defense Council. Consulta el centro SaveTheFood de la organización para obtener consejos y herramientas sobre cómo reducir el desperdicio de alimentos y ahorrar dinero. Además, usa la aplicación gratuita FoodKeeper del Departamento de Agricultura para obtener pautas sobre cómo almacenar alimentos. O haz lo que hace Maggie Pallan, una chef profesional en Las Vegas. Ella mantiene una hoja de cálculo de lo que tiene en casa, para evitar comprar duplicados. “Trato mis compras de comestibles en el hogar de la misma manera que mi negocio”, dice ella.

12. Obtén descuentos para personas mayores. Varias cadenas, incluidas Bi-Lo, Harris Teeter y Hy-Vee, ofrecen descuentos del 5%, ya sea en días específicos o cuando presentas una tarjeta de identificación especial de la tienda. Los descuentos de Fred Meyer y New Seasons Market son del 10%. En algunos casos, debes tener al menos 60 años para calificar; en otros casos, solo puedes usar el descuento solo en artículos seleccionados.

13. Compra cantidades grandes. Cuando salen a la venta 10 latas de tu sopa favorita por $10, siempre es aconsejable comprar más. Y los paquetes más grandes a menudo tienen precios más bajos por unidad. Pero si bien las ofertas de comprar a granel en algunas tiendas se han agotado debido a problemas de salud: WinCo Foods, por ejemplo, con sede en Boise, Idaho, ha cerrado temporalmente la mayoría de sus bien conocidos barriles y contenedores a granel de bajo costo; las ofertas aún pueden estar disponibles de otras fuentes.

Por ejemplo, mientras Amazon Prime estaba ofreciendo bolsas de 5 libras de harina multiusos Gold Medal por $13.30 cada una y Target no tenía ese producto, encontramos 5 libras de harina genérica multiusos por $3.99 en Baldor, un distribuidor comercial de alimentos basado en Nueva York y que ahora está entregando a residencias en lugares de todo el Este. ¿El detalle? Tienes que hacer un pedido total de $200.

14. Intercambia y comparte. Si compras al por mayor o te encuentras con más de algunos artículos que necesitas, considera intercambiar con vecinos y amigos. Annette Economides de Phoenix, que con su esposo, Steve, dirige el sitio web MoneySmartFamily, dice que ha intercambiado los cítricos que crecen en su propiedad por comida de personas que ha encontrado a través de un grupo local de jardinería de Facebook. Recientemente recibió un cartón de huevos, que había sido difícil de conseguir, a cambio de naranjas y romero que crecen en su propiedad. “Fue una oferta fabulosa para mí”, dice ella.

15. Seguimiento de precios. Durante algunas semanas, registra los precios de los artículos que compras más cuando compras alimentos. Podrás encontrar los mejores precios para productos específicos y puedes abastecerte cuando ocurra una verdadera caída de precios. El seguimiento de precios también te ayuda a ver cuándo una venta de “10 paquetes por $10” realmente es una oferta y no solo un truco para hacerte comprar más.

16. Haz los cálculos de membresía anual de entrega de comestibles. Si esperas usar la entrega de comestibles de manera regular, calcula el valor de una membresía anual antes de registrarte. Por ejemplo, Instacart Express cuesta $99 por año; no pagas una tarifa de envío adicional si tus pedidos cuestan $35 o más. Las tarifas mínimas de pedido son de $3.99 fuera de Instacart Express, por lo que saltarás a la tarifa anual después de 25 pedidos. (Al usarlo por un año, eso significa que ordenas aproximadamente cada dos semanas).

Alternativamente, omite la entrega por completo y opta por recoger tus compras, que generalmente es gratis, aunque es posible que desees dar propina a la persona que las carga a tu auto. Si bien la tarifa de entrega anual de Walmart es de $98 después de una prueba gratuita de 15 días, ir a recoger tus compras es gratuita y sus empleados no aceptan propinas.

17. Compra en la farmacia. Las tiendas de conveniencia, las farmacias e incluso las mini-tiendas de gasolineras están ofreciendo una variedad cada vez mayor de alimentos frescos desde que comenzó la pandemia, y algunos están mejorando los precios de los supermercados tradicionales para alimentos básicos como leche y huevos, dice Heidi Chapnick, propietaria y directora ejecutiva de Channalysis, una empresa minorista de consultoría de comestibles y atención médica con sede en Mamaroneck, Nueva York. Pero agrega que debes de tener en cuenta las fechas de vencimiento.

“Debido a que algunas de estas compañías son nuevas en la venta de tantos tipos diferentes de alimentos frescos, sus empleados pueden tener menos experiencia y entrenamiento en el manejo de productos frescos en refrigeración”, dice Chapnick.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), los alimentos que han sobrevivido a su fecha de vencimiento aún pueden venderse, suponiendo que son “saludables y aptos para el consumo” y que no son peligrosos para los consumidores. Por lo tanto, es mejor verificar si algo de lo que estás comprando ha caducado.

18. Busca los artículos tal como están (“as is”). Los plátanos muy maduros que encuentres en descuento pueden ser perfectos para pan horneado de plátano.  Averigua donde tienen las tiendas las secciones de oferta, dice Economides.

19. Siembra tus propios alimentos. Yvette Beltran-Southwell, que vive al norte de Dallas, dice que su familia cultiva romero, tomillo inglés, dos tipos de orégano, salvia, perejil italiano, albahaca y muchas otras hierbas para economizar y reducir el desperdicio de alimentos. “Tengo un jardín, pero incluso cuando estábamos en un hogar con espacio limitado, cultivaba hierbas afuera en contenedores”, dice ella. Las plantas de cosecha propia también duran más que los ramos de hierbas comprados en la tienda y refrigerados, dice ella. Y, por supuesto, se regeneran a lo largo de la temporada de crecimiento.

20. Sé creativo con las recetas. Los seguidores de CR en Facebook tienen muchas ideas para estirar sus dólares para comestibles, especialmente con respecto a la carne. “Elegimos recetas que tienen más vegetales, con carne como guarnición”, dice Beltrán-Southwell. “En ocasiones desayunamos para la cena porque es divertido y más barato”.

Caroline Sauers de Rockaway, N.J., dice que para reducir la carne molida en albóndigas, usa rellenos: galletas, arroz, puré de papas e incluso coliflor que se cuece al vapor y luego se muele en un procesador de alimentos. La familia de Linda Test complementa las porciones de carne con lentejas y frijoles, y come comida vegetariana dos veces por semana.

“Los frijoles y otras legumbres están vinculados a muchos beneficios para la salud, son baratos y son una excelente fuente alternativa de proteínas”, dice Amy Keating, una dietista registrada que lidera las pruebas de alimentos en Consumer Reports. Consulta las otras ideas de CR para conocer las opciones a base de carne y sin carne.

21. Usa el congelador correctamente. Congelar grandes cantidades de alimentos de temporada ahorra $2,000 por año, a la familia promedio de 4 personas, dice Economides. “¿Por qué pagar $4 la libra de arándanos en invierno cuando puedes descongelar los que compraste en verano por 99 centavos?” pregunta ella. Los Economides incluso congelan la leche y el queso. Cada 30 a 60 días, revisan el congelador y crean menús basados en lo que hay allí.

 

Nota del editor: Una versión de este artículo también apareció en la edición de julio de 2107 de la revista Consumer Reports.

 

Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

 

Haz tus compras como un nutricionista

Comer de forma saludable no siempre es fácil o divertido. En “Taller del Consumidor”, la experta de Consumer Reports, Amy Keating, va de compras al supermercado para enseñarnos cómo hacer decisiones al comprar alimentos saludables.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2020, Consumer Reports, Inc.