Cómo hacer un huerto orgánico en casa

No se requiere de gran espacio para hacer un huerto en nuestro hogar

Cómo hacer un huerto orgánico en casa
Foto: shutterstock

Si crees que no cuentas con el espacio suficiente para hacer un huerto en casa, debes saber que hasta el lugar más pequeño puede ser beneficioso, y más aún en estos tiempos.

Una de las claves para tener una vida ecológica y sustentable es aprender a ser autosuficiente y autosustentable, y todo comienza por la alimentación, de acuerdo a un artículo del portal ambiental Ecocosas.

Cuánto cuesta un huerto en casa

La verdad es que no cuesta casi nada. Desde la tierra hasta el abono, incluso las semillas, todo lo puedes tener al alcance de tus manos. Gracias a una mínima inversión podrás ahorrarte dinero, y tener lo necesario para alimentarte.

El huerto no solo te proveerá alimento, también te ayudará a desestresarte y despejar tu mente. Esto es en especial útil para quienes se han visto afectados por el confinamiento y los problemas originados por el mismo.

Lo que necesitas

Para empezar, necesitarás bancales, o cajas de madera para realizar tu huerto. Dependiendo del tamaño del espacio que dispongas, podrás usar hasta 5.

La tierra es fundamental para el óptimo crecimiento de las plantas. Si cuentas con un jardín, solo debes poner los bancales en la tierra. Pero primero debes removerla y eliminar cualquier cosa que afecte el crecimiento de las plantas, como piedras, vidrios y malezas.

Para que la tierra tenga los nutrientes necesarios, puedes usar abono orgánico. Esto es, usar los desechos de frutas y vegetales, cáscaras de huevo y estiércol. Debes distribuirlo de forma pareja y uniforme para que el suelo se beneficie y absorba los nutrientes que necesitan. No olvides regar constantemente con agua.

Siembra

Para sembrar, lo primero que debes hacer es localizar un calendario de siembra local para que te informes sobre lo que debes sembrar durante las diferentes épocas del año. Una vez preparado el terreno, puedes sembrar zanahorias, patatas, brócoli o remolacha.

Puedes sembrar de forma directa, esto es, regar la semilla en la tierra, o por almácigos. En el caso de la segunda opción, se debe poner unas cuantas semillas en un recipiente con tierra, esperar a que crezca y luego trasplantar.

Sin importar cuál sea tu elección a la hora de dar los primeros pasos en tu huerto orgánico, siempre podrás obtener la satisfacción de cosechar algo por tu propia cuenta y luego poder consumirlo. Teniendo la plena confianza de que será un producto natural y saludable.