Dr. Indocumentado, primer ‘dreamer’ hispano graduado de medicina en una universidad de EE.UU.

Beneficiario de DACA agradece a quienes hace 5 años donaron en una cuenta de GoFundMe para ayudarle a pagar la colegiatura

Dr. Óscar Adrián Hernández.
Dr. Óscar Adrián Hernández.
Foto: Óscar Hernández / GoFundMe / Cortesía

Óscar Adrián Hernández se convirtió en el primer doctor indocumentado de origen hispano que egresa de una escuela de medicina en Estados Unidos al llevarse a cabo este sábado la ceremonia de graduación de la Universidad de California en Irvine (UCI).

El ahora “Dr. Indocumentado” es uno de los miles de jóvenes inmigrantes llamados ‘dreamers’ que fueron favorecidos por la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que en 2012 decretó el entonces presidente Barack Obama, un beneficio migratorio que el actual presidente Donald Trump se empeña por eliminar.

“¡Hoy es mi graduación de la escuela de medicina!”, escribió este sábado Óscar en la pagina de GoFundMe que en 2015 abrió para recaudar fondos y poder pagar la colegiatura cuando ese año ingresó a la Facultad de Medicina de UCI.

“Gracias y sepan que ustedes fueron esenciales para que esto sucediera. ¡Significó un mundo para mí!“, agregó en agradecimiento a todos los donantes.

Óscar, quien además egresó de UCI con una maestría en administración de empresas, se mudará al estado de Ohio para iniciar su programa de residencia o entrenamiento como cirujano general en la prestigiosa Clínica Cleveland.

* La agenda de supremacistas blancos detrás del decreto de Trump para acabar con DACA

El camino del “Señor Doctor”

Este joven inmigrante de 31 años de edad, a quien sus amigos y familiares suelen llamar cariñosamente “Pony”, llegó a Estados Unidos cuando todavía no cumplía los dos años de edad.

A pesar de provenir de una familia humilde y de haber crecido en una comunidad de escasos recursos en San Diego, California, logró sobresalir en sus estudios con las más altas calificaciones de su clase, además de destacar como futbolista para llevar al equipo de su escuela a los campeonatos.

Su primer experiencia en el campo de la medicina fue en una de las casas que su mamá limpiaba para mantener a la familia cuando en una ocasión el dueño de la vivienda, quien era médico, le enseñó a usar el estetoscopio en un T-Rex que Óscar tenía como juguete a la edad de 5 años.

Cuenta que en ese momento supo lo que quería ser de grande: curar a las personas.

Pero el camino para convertirse a todo un “Señor Doctor” no ha sido fácil para Óscar ante las carencias económicas y debido a que como beneficiario de DACA no es elegible para becas del gobierno federal o préstamos estudiantiles, por lo que para poder costear sus estudios superiores trabajó como cajero en una taquería, encargado de una lavandería, muchacho de limpieza y representante de servicio al cliente.

“El camino para lograr mi educación ha sido poco convencional y uno que no muchos han superado. Ahora aspiro a ser uno de los primeros estudiantes indocumentados en los Estados Unidos en asistir a la escuela de medicina”, dijo Óscar cuando fue aceptado para ir a la universidad.

Cinco años después, el sueño de este ‘dreamer’ se ha hecho realidad.

Óscar Hernández: “La medicina es mi forma de decir gracias”