Advierten sobre lealtad de votantes latinos al Partido Republicano

Estudio revela que 30% de los sufragantes ha votado sostenidamente por los republicanos

Experto indica que el apoyo de los latinos a Trump es en realidad al Partido Republicano.
Experto indica que el apoyo de los latinos a Trump es en realidad al Partido Republicano.
Foto: DAVID MCNEW / AFP / Getty Images

En cada elección desde 1972, el Partido Republicano ha recibido alrededor de un tercio del voto latino en Estados Unidos, y en la presidencial de este año, cuando su peso es crucial en estados decisivos, los demócratas pueden equivocarse si dan por segura su mayoría, según el historiador Geraldo Cadava.

El autor del libro “The Hispanic Republican: The Shaping of an American Political Identity, from Nixon to Trump”, publicado recientemente, dijo a EFE en una entrevista que, en el curso de la investigación en 2013 para otro libro (“Standing on Common Ground”) sobre la frontera de EE.UU. con México, le sorprendió conocer la solidez de esa lealtad de los latinos hacia el Partido Republicano.

“Todo lo que yo sabía hasta entonces era que los cubano-estadounidensess eran conservadores”, dijo Cadava. “Encontré que los mexicano-estadounidenses también son conservadores”.

“Mi padre es colombiano y republicano a muerte”, contó. “Estuvo en las Fuerzas Armadas, votó por primera vez en 1980 por Ronald Reagan porque estaba de acuerdo con la reducción de impuestos”.

Según el Pew Center, Reagan cosechó en 1980 el 35% del voto latino y cuatro años después fue reelegido con el aporte del 36% de ese voto. Su sucesor, George H.W. Bush recibió en 1988 el 39% del voto latino, en parte como resultado de la reforma de las leyes migratorias y la amnistía para dos millones de indocumentados que promulgó Reagan.

En 1992, Bush, quien perdió la reelección ante Bill Clinton, obtuvo el 25% del voto latino y cuatro años más tarde el candidato republicano Bob Dole, quien también perdió ante el demócrata, cosechó el apoyo del 21% de los votantes latinos.

George W. Bush triunfó en la elección de 2000 contando con el 35 % del voto latino, y en 2004 fue reelegido con el 40% de los votos de ese segmento de votantes.

En 2008 el candidato presidencial republicano recibió el 31% del voto latino y en 2012 su correligionario Mitt Romney obtuvo apenas el 27%.

“De manera sostenida alrededor del 30% de los votantes latinos apoya al Partido Republicano y los analistas y los demócratas siguen sorprendiéndose aunque esto se repite cada cuatro años”, dijo Cadava. “Pero no debería ser sorpresa porque los latinos han desarrollado su lealtad al Partido Republicano por varias décadas y esta lealtad supera ahora su opinión hacia un candidato en particular”.

“Los demócratas han esperado por décadas que los latinos abandonen el Partido Republicano, y eso no ocurre. El voto de los latinos republicanos es para el partido, no para el presidente Donald Trump, añadió. “Como me dijo un republicano: ‘No vamos a dejar que él arruine un movimiento que hemos construido a lo largo de décadas'”.

Las organizaciones que bregan por estimular el voto latino calculan que este año habrá unos 32 millones de latinos habilitados para sufragar, y hay un millón de latinos que cumplen 18 años y pueden votar el 3 de noviembre.

Pero los antecedentes muestran que sólo el 50% de los latinos habilitados para votar concurre a ejercer su derecho, y el peso decisivo de este conjunto de votantes está concentrado en unos pocos estados, en algunos de los cuales Trump ganó en 2016.

En las primarias del Partido Demócrata el ex vicepresidente Joe Biden se ha asegurado la postulación presidencial, pero los latinos demócratas, y en especial los más jóvenes, apoyaban al senador por Vermont Bernie Sanders, y si no están entusiasmados para concurrir a sufragar en noviembre bien pueden ensanchar el impacto del voto latino republicano.

El conservadurismo de los latinos republicanos tiene raíces históricas que son diferentes para cada grupo de estos votantes, explicó el historiador que trabaja ahora en la Universidad Northwestern, en Chicago, Illinois.

Entre muchas familias mexicano-estadounidenses que han vivido por generaciones en Estados Unidos, esas memorias pueden estar vinculadas a la Revolución Mexicana y el anticlericalismo que la acompañó y sobrevivió.

Entre los cubano-estadounidenses está la memoria más reciente de la Revolución Cubana y un sentimiento anti comunista que ha ido menguando entre los inmigrantes cubanos más recientes.

“Es algo que comparten, por ejemplo, los nicaragüenses o los venezolanos que dejaron sus países, se asentaron aquí, se han hecho ciudadanos y apoyan la intervención armada en sus países contra las guerrillas o los regímenes izquierdistas”, señaló.

“La inmigración sigue siendo un asunto que preocupa a los latinos republicanos pero ellos son muy parecidos al resto de los republicanos preocupados por la economía, los empleos, la educación y el orden público”, explicó Cadava.

Trump, quien en 2016 recibió el 29 % del voto latino, “está actuando con astucia: culpa a China por el coronavirus y ha permitido que la Administración de Pequeñas Empresas (SBA, en inglés) otorgue préstamos sin precedentes a todos los dueños de empresas, muchos de los cuales son latinos”.

“Y las protestas de las últimas semanas encajan dentro de la visión conservadora acerca de la necesidad de imponer ‘ley y orden’, una postura que Trump ha adoptado”, señaló Cadava.