Otra alarma ya suena en la Liga MX: ¿podrían ahora desaparecer al Atlas?

Luego de la exigencia de FIFA de eliminar la multipropiedad... ¿dónde quedarán los rojinegros?

Alejandro Irarragorri, propietario de Santos y Atlas.
Alejandro Irarragorri, propietario de Santos y Atlas.
Foto: Getty Images

La FIFA le ha exigido a la Federación Mexicana de Fútbol que se deje de irregularidades y que tiene hasta el 2026, año en que será co-organizaor del Mundial, para resolver el tema de la multipropiedad, la abolición del descenso y por supuesto, el famoso “pacto de caballeros”.

Y a la FEMEXFUT no le queda de otra más que apegarse a lo que el máximo organismo del fútbol mundial (y su mejor socio comercial), la FIFA le ‘sugiera’, pues el miedo no anda en burro, como se dice popularmente en México.

De inmediato las alarmas sonaron en el Atlas, “segundo” equipo de Grupo Orlegui que de pronto, es el mandamás del fútbol mexicano, encabezados por el bravísmo empresario Alejandro Iraragorri que ahora es quien tiene la última palabra en la Federación. Cómo han cambiado las cosas.

En fin, el Atlas, con casi 70 años sin ser campeón, estuvo algunos bajo el dominio de TV Azteca, quien también ya tenía al Morelia y siempre lo trató como segundón. Los resultados en el campo siempre fueron el reflejo de esa falta de interés.

La compra del equipo llegó justo en la peor crisis de la empresa televisora, incluso hay quienes aseguran que su propietario Ricardo Salinas Pliego la mantiene trabajando en números rojos desde hace mucho tiempo… la verdad, también se nota en su programación, pero eso es otro tema.

Entonces: ¿Qué va a pasar con el Atlas? Es un hecho que la propiedad del equipo tendrá que cambiar de manos porque Grupo Orlegui no se va a deshacer del Santos Laguna y la robusta infraestructura futbolística que han creado en Torreón.

¿Habrá algún buen postor? que busque traer un buen proyecto a un equipo con más de 100 años de tradición o simplemente dejarán que esta desaparezca en el olvido como ha pasado con otros equipos del fútbol mexicano.