Cuando la espera del asilo se convierte en una pesadilla

DOJ propone requisitos más rigurosos para comprobar el argumento del ‘miedo creíble’ de los inmigrantes

Cuando la espera del asilo se convierte en una pesadilla
Hay miles de personas y familias esperando en la frontera una cita para el asilo. / fotos: Manuel Ocaño.
Foto: Manuel Ocaño / Impremedia

Ernesto sobrevivió a un atentado. Dice que recibió varios disparos de bala, algunos le dieron y otros lo rozaron. No obstante, ahora cree que aún si le mostrara a un juez sus cicatrices y un reporte de la policía, le sería muy difícil iniciar un proceso de asilo para entrar a Estados Unidos.

“Como lo entiendo, ahora [valdría] solamente que trajera un video del atentado y se pudieran ver los que me dispararon, entonces tendría una prueba que convenza… O tal vez ni así”, indica para La Opinión el centroamericano, quien prefiere no identificarse.

Desde la primera semana de marzo ha esperado en Tijuana, México, a que Estados Unidos reanude las audiencias para miles de migrantes que están en un programa que los envió a la frontera mexicana a esperar turno para pasar a tribunales de migración.

Ernesto y su familia encontraron refugio en un albergue, pero dijo que ha sido desesperante no poder salir a buscar trabajo debido a la pandemia y no saber cuándo tendrá un turno para cruzar la frontera a presentar su caso.

“Todo está muy lento por esto del coronavirus. Hay miles de casos que van delante de nosotros… Todavía ni tenemos un número [para cruzar por turno la garita”.

Agrega que en Honduras un grupo de delincuentes le cobraba cada semana solo para dejarlo trabajar, pero el trabajo comenzó a escasear sin que los tipos armados bajaran su cuota. Pero lo que fue insoportable —indica— fue que un día de febrero le dijeron que arreglara a su niña, porque se la pensaban llevar.

Al llegar a Tijuana, Ernesto trajo consigo la denuncia que interpuso por esa amenaza y, como al presentar esa queja lo quisieron matar, también trajo el documento de una segunda acusación.

Sabía que enseguida tenía que huir con su familia.

“Si tan solo el juez, digo yo, supiera cómo estamos viviendo en Guerrero, yo creo que sí nos daría una oportunidad”, dijo Ernesto.

Propuesta para ‘agilizar’ los procesos

Sin embargo, los Departamentos de Justicia (DOJ) y de Seguridad Interior propusieron esta semana a la administración del presidente Donald Trump cambios que dificultarían aún más las posibilidades de conseguir asilo.

Ambas sedes argumentan que la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) tiene retrasados más de un 1,100,000 casos —que van desde asilos a residencias pendientes.

Para agilizar los procesos, los departamentos proponen que los jueces decidan con base en las pruebas que presenten los solicitantes de asilo, si sus casos son dignos de continuar en procesos en cortes o carecen de suficiente justificación y entonces negar el asilo y ordenar deportación.

Las dos instituciones proponen cambiar “las regulaciones que rigen las determinaciones de miedo creíble para que sea un juez de inmigración [el que decida] en procedimientos simplificados, en lugar de en los procedimientos de la corte de inmigración”, de acuerdo con el documento de la propuesta.

Piden que los jueces decidan desde una entrevista inicial si el “miedo creíble”, es decir el motivo en el que basan sus temores, es suficientemente fuerte; de lo contrario, la petición se rechaza antes de que los solicitantes tengan audiencias.

Así, desde que los solicitantes de asilo se presentan por primera vez, los jueces determinarían si se trata de solicitudes ‘frívolas’.

Algunos inmigrantes lograron permanecer en albergues en Tijuana durante el COVID-19.

En cifras

El gobierno de EE.UU. ha otorgado asilo a solo una veintena de casos, entre más de 60,000 solicitantes en el programa de Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) desde enero de 2019 a la fecha.

Además de ellos, hay miles de familias y personas de nacionalidad mexicana que también esperan conseguir asilo.

Hay que prepararse

La subdirectora de la organización legal Al Otro Lado, Soraya Vázquez, dijo a La Opinión que “esas propuestas siguen la línea del gobierno de Trump de extinguir la figura del asilo en Estados Unidos”.

Dijo que la Administración “ha reducido gradualmente las posibilidades de obtener asilo, al grado de hacerlo prácticamente imposible”.

La abogada consideró que estas medidas tendrán un impacto devastador en la población migrante MPP que permanece en Tijuana en espera del reinicio de sus procesos.

“Ya que cada vez han tenido que enfrentar mayores restricciones que dificultan el que puedan lograr su Sueño Americano que ahora se ha vuelto ya una pesadilla”.

Sin duda también busca “ese efecto perverso y desalentador, con la intención de que los solicitantes abandonen sus procesos”, dijo Vázquez.

Al Otro Lado ya preparaba este jueves acciones legales contra las propuestas. Posiblemente otras organizaciones en Estados Unidos presenten una demanda colectiva, en caso de que las propuestas llegaran a entran en vigor.

Sin embargo Vázquez dijo que “el gobierno de México deberá también estar alerta porque las medidas podrían generar un aumento de solicitantes de refugio en las ciudades fronterizas, lo cual haría necesario abrir un proceso de regularización migratoria masiva”.

Si México ayuda a que los migrantes se queden, favorecería la inclusión social y laboral de esa población que es posible que vea a México como su ‘Plan B’”, consideró Soraya Vázquez.