6 mitos acerca del huevo que deberías dejar de creer

Los huevos son uno de los alimentos más populares y consumidos en el mundo. Tanta fama ha causado algunos mitos entorno a su consumo ¡Conócelos!
6 mitos acerca del huevo que deberías dejar de creer
Los huevos son ricos en ácidos Omega 3 que protegen al organismo contra los radicales libres, ayudando a tener una piel, cabello y uñas radiantes.
Foto: Shutterstock

Los huevos son de los alimentos más populares y consumidos en todo el mundo, no sólo son uno de los ingredientes más fundamentales en cocina y dieta diaria; su inigualable poder nutricional los posiciona en la lista de los superalimentos más valorados. Se destacan por su extraordinario contenido en proteínas de alto valor biológico, es decir que brindan todos los aminoácidos esenciales que requiere el organismo para funcionar correctamente.

Son un alimento completo, saciante, económico y versátil, van con todo tipo de ingredientes y se pueden preparar de muchas maneras. Gracias al grandioso contenido en proteínas de los huevos, se asocian con grandes beneficios medicinales contribuyen en la formación de tejido muscular, ayudan a bajar de peso, intervienen en la producción de hormonas, mejoran el funcionamiento cerebral y fortalecen al sistema inmunológico. 

Debido a su gran popularidad desde siempre los huevos siempre han sido tema relevante y es por ello que han surgido muchos mitos en torno a su consumo. Conoce los más populares y olvídate de prejuicios.

Los mitos más populares en torno al consumo de huevo:

1. Los huevos crudos son una mejor fuente de proteína que los cocidos

En algún momento se volvió popular agregar en los batidos saludables de la mañana un huevo crudo, esto con el objetivo de aumentar sus propiedades nutricionales; sin embargo el consumo de huevos crudos es arriesgado en cuestiones de seguridad alimentaria y no implica un mayor aporte en proteínas que los de un huevo cocinado. El riesgo principal de esta mala costumbre puede causar intoxicaciones alimentarias por salmonella y afectar la salud gravemente, sobre todo cuando la infección es muy potente. La próxima vez que lo consideres contempla que el cuerpo absorbe casi el doble de proteína de los huevos cocidos.

2. Los huevos siempre deben de ser refrigerados

Esta es una costumbre que varía mucho según en lugar del mundo y que en muchas ocasiones se decide con base en el clima, por ejemplo en lugares en los que hace mucho calor es muy normal refrigerarlos. Lo cierto es que la manera correcta de conservar los huevos es no someterlos a cambios bruscos de temperatura, normalmente si los compras sin refrigerar así los deberás conservar en casa. En Estados Unidos los huevos son sometidos a un proceso de lavado que involucra jabones y enzimas que pueden eliminar parte de la cutícula protectora de un huevo diseñada para mantener el huevo a salvo de las bacterias. Mantener estos huevos lavados refrigerados ayuda a mantener a raya a las bacterias, por lo que se almacenan en refrigeradores. Sin embargo en muchos lugares del mundo como es el caso de Reino Unido esta prohibido lavar los huevos, en gran parte por que se cree que los procesos de lavado descuidados generan más daños que bien y aumentan el riesgo de contagios. Recuerda lo importante es la temperatura, si un huevo ha sido refrigerado desde el inicio así se debe mantener y nunca deberás dejarlos más de 2 horas a temperatura ambiente ya que esto puede facilitar el crecimiento de bacterias potencialmente dañinas. 

3. Los huevos de color marrón son más nutritivos que los blancos

Diversos estudios han comprobado que el color del huevo no tienen nada que ver con sus propiedades nutricionales. El color del cascarón ya sea marrón o blanco depende de la línea genética de las gallinas y del tipo de alimentación que se les da.

4. Comer de manera accidental un trozo de cáscara de huevo es peligroso

El cascarón del huevo es un material poroso y duro que protege al huevo de agentes externos, mucho se ha dicho sobre las consecuencias de consumir un poco y sus efectos peligrosos sobretodo en el sistema digestivo. Esto es un absoluto mito, siempre será desagradable comer un poco de cáscara pero eso es todo.

5. Comer huevo a diario es perjudicial para la salud

Uno de los mitos más populares del huevo habla sobre los efectos negativos de comer huevo a diario, sobre todo en por su capacidad de aumentar los niveles de colesterol y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Esto es completamente falso, los huevos son un alimento nutritivo que no altera el colesterol y se asocia con grandes beneficios.

6. Las manchas de sangre en los huevos son signos de fertilización

No, esto es falso. Es normal en algunas ocasiones encontrar algunas manchas de sangre en el interior del huevo, sobre todo en la yema; las cuales son vasos sanguíneos rotos. Este proceso se puede dar cuando el huevo se estaba formando adentro de la gallina, también pueden ser causadas por la genética de la gallina o por deficiencias de vitamina A. Afortunadamente según el USDA, esta mancha de sangre no significa que un huevo sea inseguro para comer, siempre y cuando se vigilen las técnicas de correcta cocción.