DACA ha sido un éxito, según estudio. Pero su temporalidad “deja problemas sin resolver”

En cinco días se celebrará una audiencia en la Corte Suprema que decidirá el futuro de cientos de miles de 'dreamers'

800,000 personas consiguieron el beneficio migratorio.
800,000 personas consiguieron el beneficio migratorio.
Foto: SHAWN THEW / EFE

El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) “ha dado a sus beneficiarios y a sus familias un gran impulso para lograr una importante movilidad social”, según un estudio de la Universidad de Harvard que analiza el impacto a largo plazo de la acción ejecutiva que firmó en 2012 presidente Barack Obama.

“Los resultados son indiscutibles“apunta. El programa ha permitido a más de 800,000 dreamers (soñadores) construir su futuro en Estados Unidos al protegerlos de la deportación y otorgarles un permiso de trabajo. De esta forma, estos jóvenes que llegaron al país antes de los 16 años han podido mejorar su formación superior, conseguir un mejor trabajo y sacar a sus familias de la pobreza.

Sin embargo, “la naturaleza temporal y parcial del programa deja muchos problemas sin resolver y ha creado algunos nuevos dilemas”, tal y como dicen a Univision los autores del denominado Proyecto Nacional de Investigación UnDACAmented (NURP).

El informe de la prestigiosa universidad afirma que “el programa DACA ha sido catalogado como la política dirigida a la integración de inmigrantes más exitosa en los últimos 30 años”. El programa no solo ha tenido un “profundo impacto” en los propios dreamers y en la comunidad migrante en general sino que también en el conjunto de la nación.

El estudio, iniciado en 2013, lo ha dirigido el profesor de Harvard Roberto G. Gonzalez y lo han secundado Sayil Camacho (del Centro de Investigación de Acción financiado por la Fundación Robert Wood Johnson), Kristina Brant (doctora en el Programa Multidisciplinario de Desigualdad y Política Social en la Harvard Kennedy School) y Carlos Aguilar, un dreamer que estudia un doctorado en Harvard.

Sus conclusiones llegan cinco días antes de que la Corte Suprema escuche argumentos de abogados de quienes defienden el programa y del Gobierno para determinar si dicho beneficio migratorio es legal.