¿Son comunes los planetas con océanos en la galaxia? Es probable que NASA los encuentre

Cuando aparezcan, es muy probable que no sean exactamente de agua, como en La Tierra
¿Son comunes los planetas con océanos en la galaxia? Es probable que NASA los encuentre
Esta ilustración muestra la nave espacial Cassini de la NASA volando a través de plumas líquidas en Encelado en octubre de 2015.
Foto: NASA/JPL-Caltech / Cortesía

Hace varios años, la científica planetaria Lynnae Quick comenzó a preguntarse si alguno de los más de 4,000 exoplanetas conocidos, o planetas más allá de nuestro sistema solar, podría parecerse a algunas de las lunas acuosas alrededor de Júpiter y Saturno.

Aunque algunas de estas lunas no tienen atmósferas y están cubiertas de hielo, todavía se encuentran entre los principales objetivos en la búsqueda de vida de la NASA más allá de la Tierra.

La luna Encelado de Saturno y la luna Europa de Júpiter, que los científicos clasifican como “mundos oceánicos”, son buenos ejemplos.

Agua extraterrestre y mundos con océanos

“Las columnas de agua brotan de Europa y Encelado, por lo que podemos decir que estos cuerpos tienen océanos subterráneos debajo de sus capas de hielo, y tienen energía que impulsa las plumas, que son dos requisitos para la vida tal como la conocemos”, dice Quick, una científica planetaria de la NASA que se especializa en vulcanismo y mundos oceánicos. “Entonces, si estamos pensando en estos lugares como posiblemente habitables, quizás las versiones más grandes de ellos en otros sistemas planetarios también sean habitables”.

Por eso Quick, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, decidió explorar si, hipotéticamente, hay planetas similares a Europa y Encelado en la galaxia de la Vía Láctea.

Y, ¿podrían ellos también ser geológicamente activos lo suficiente como para disparar penachos líquidos a través de sus superficies que algún día podrían ser detectados por telescopios?

Mediante un análisis matemático de varias docenas de exoplanetas, incluidos los planetas en el cercano sistema TRAPPIST-1, Quick y sus colegas aprendieron algo significativo: más de una cuarta parte de los exoplanetas que estudiaron podrían ser mundos oceánicos, con una mayoría que posiblemente albergue océanos debajo de capas de hielo superficial, similar a Europa y Encelado.

Además, muchos de estos planetas podrían estar liberando más energía que Europa y Encelado.

Volcanes y mares en Venus
Es posible que Venus alguna vez haya tenido océanos de agua líquida y volcanes activos, un entorno hospitalario para la vida. Cortesía Michael Lentz & Mike Mirandi/NASA’s Goddard Space Flight Center

Todavía no pueden verse esos mundos con océanos

Por ahora, los científicos no pueden ver muchos exoplanetas con detalle.

Están demasiado lejos y ahogados en la luz de sus estrellas. Pero al considerar la única información disponible (tamaños de exoplanetas, masas y distancias de sus estrellas), científicos como Quick y sus colegas pueden aprovechar los modelos matemáticos y nuestra comprensión del sistema solar para tratar de imaginar las condiciones que podrían transformar los exoplanetas en mundos habitables o no.

Si bien las suposiciones que se incluyen en estos modelos matemáticos son suposiciones educadas, pueden ayudar a los científicos a reducir la lista de exoplanetas prometedores para buscar condiciones favorables para la vida para que el próximo telescopio espacial James Webb de la NASA u otras misiones espaciales puedan seguir.

Pero tenemos uno interesante en el Sistema Solar

En la próxima década, Europa Clipper de la NASA explorará la superficie y el subsuelo de Europa y proporcionará información sobre el medio ambiente debajo de la superficie.

Mientras más puedan aprender los científicos sobre Europa y otras lunas potencialmente habitables de nuestro sistema solar, mejor podrán comprender mundos similares alrededor de otras estrellas, los que pueden ser abundantes, según los hallazgos de hoy.

“Las próximas misiones nos darán la oportunidad de ver si las lunas oceánicas de nuestro sistema solar podrían soportar la vida”, dice Quick, que es miembro del equipo científico tanto en la misión Clipper como en la misión Dragonfly a la luna Titán de Saturno. “Si encontramos firmas químicas de la vida, podemos tratar de buscar signos similares a distancias interestelares”.

Con información de NASA