La dieta de la longevidad: Qué comer para vivir más, con salud y tener el peso ideal

Todos queremos vivir más tiempo, la dieta de la longevidad no sólo alarga el tiempo de vida, es clave en la prevención de enfermedades crónicas. Conoce los principios básicos de este estilo de vida, considerado hoy en día la llave de la salud
La dieta de la longevidad: Qué comer para vivir más, con salud y tener el peso ideal
La dieta de la longevidad se inspira en el estilo de vida mediterráneo y se destaca por sus beneficios antioxidantes y antiinflamatorios.
Foto: shutterstock

Hablar de longevidad es un concepto más profundo que no sólo se basa en el simple hecho de vivir más tiempo, se trata de un conjunto de acciones que tienen como objetivo tener una mejor calidad de vida, es por ello que se incluyen aspectos importantes como un sano bienestar mental y físico. 

Especialistas en medicina y nutrición coinciden en que no es coincidencia que existan personas de entre 70 y 80 años de edad más saludables, que algunos que tienen la mitad de su edad. Si bien la genética puede intervenir en algunas cuestiones, el estilo de vida es un factor que resulta mucho más significativo y dentro de ello la alimentación es la pieza clave. 

Hoy en día existen todo tipo de tendencias enfocadas en la nutrición, salud y bienestar que promueven planes alimenticios que tienen como misión nutrir al organismo y ser el mejor aliado en la prevención de enfermedades. Estas corrientes reúnen una serie de costumbres y hábitos alimenticios que brindan nutrición completa para el organismo lo cual se relaciona con un peso corporal sano, más energía, mejor funcionamiento cognitivo y un buen estado de ánimo. La dieta de la longevidad sin lugar a dudas es una de las tendencias más fuertes hoy en día, que tiene la bondad de ser más que una dieta cualquiera se trata de un estilo de vida que asegura salud y bienestar en todos los niveles.

¿Qué alimentos promueve la dieta de la longevidad?

Una de las grandes genialidades de este tipo de alimentación es que no se trata de una dieta común que se base en restricciones alimenticias y calóricas. Es un estilo de vida a largo plazo que se concentra en el consumo de alimentos de calidad y promueve algunos principios importantes, entre los que se destacan los siguientes.

1. Come abundantes frutas y verduras

Probablemente has leído demasiadas veces sobre la importancia de asegurar el correcto consumo de frutas y verduras, pero es simplemente uno de los mejores hábitos permanentes que debemos adoptar en la alimentación. Las frutas y verduras no sólo garantizan el óptimo consumo de todos los nutrientes que necesita el organismo para funcionar, son la llave para agregar unos años más de vida; se asocian con un menor riesgo de mortalidad y disminuyen el riesgo de diversas enfermedades degenerativas. Considera al menos cinco porciones al día y crea la costumbre de integrarlas en todas las comidas del día, inclusive en las colaciones.

Vegetales mixtos./Foto: Pxhere

2. Muchas nueces

Las nueces son un tesoro nutricional su consumo no puede faltar en una dieta saludable y lo mejor de todo es que se asocian con grandes propiedades medicinales. Se trata de un alimento completo y lleno de nutrientes, se distinguen por su contenido en grasas saludables, proteínas vegetales, fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales esenciales, como es el caso del potasio y magnesio. Diversos estudios han comprobado los beneficios de seguir una dieta mediterránea suplementada con nueces, tiene la capacidad de reducir en un 39% el riesgo de mortalidad. También es recomendable considerar el consumo de mantequillas de nueces y frutos secos, lo mejor de todo es que van de maravilla con todo tipo de platillos como es el caso de batidos, con fruta, en ensaladas, sopas y guisados.

Nueces. /Foto: Shutterstock

3. Come más comidas sin carne

Muchas personas acostumbran omitir el consumo de carne de sus planes alimenticios una vez a la semana y sin duda es un buen hábito. Sin embargo para realmente promover la longevidad es necesario cambiar la fórmula y basar la dieta en el consumo de alimentos de origen vegetal, dejando únicamente para ocasiones especiales el consumo de productos de origen animal. Está comprobado que en las regiones del mundo dónde viven más personas longevas, las cuales son popularmente llamadas las Zonas Azules se distinguen por basar su dieta en el consumo de alimentos de origen vegetal como es el caso de las frutas, verduras, cereales, semillas y sobre todo las legumbres, consideradas una gran alternativa de proteínas y son de lo más ricas en fibra. Son alimentos saciantes y de lo más versátiles, muy pronto harán que te olvides de comer carnes.

Ensalada de camote. /Foto: Shutterstock

4. Inspírate en el estilo de vida mediterráneo

Cuando hablamos de longevidad automáticamente se viene a la mente el estilo de vida mediterráneo. Y con esto nos referimos a replicar los hábitos y costumbres que no sólo se caracterizan por comida exquisita, promueven el consumo de alimentos frescos y de temporada, un buen descanso y los buenos ratos con la familia. Y es que todo influye cuando se trata de vivir más y mejor, este estilo de vida promueve la armonía y el consumo de alimentos de calidad como es el caso de abundantes frutas y vegetales locales, aceite de oliva, un buen vino ocasional, granos enteros, legumbres, semillas, nueces y aguacate; los huevos, lácteos, pescados grasos y mariscos un par de veces a la semana. En realidad es simple, seguir una alimentación balanceada, realizar actividad física y vivir sin estrés, es la llave que siguen en la zona mediterránea para vivir más y mejor.

Dieta mediterránea. /Foto: Shutterstock

5. Toma mucho té verde

El té verde es considerado una de las bebidas con mayor poder medicinal que existen, no en vano es uno de los ingredientes esenciales en la medicina tradicional china y es parte importante de la fitoterapia y la herbolaria. Su consumo es milenario y se asocia con extraordinarios beneficios medicinales, es un gran aliado en la prevención y menor riesgo de enfermedades crónicas como es el caso de la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, la diabetes y el cáncer. Es una bebida poderosa con un alto contenido en antioxidantes y con grandes propiedades antiinflamatorias, su consumo habitual a lo largo del día (aprox. 6 tazas) se relaciona con un 50% menos riesgo de muerte prematura. 

té verde
Té verde./Foto: Shutterstock