Lucero sorprende al contar el extraño ritual que realizó junto a Mijares antes de un concierto

La cantante narra con lujo de detalles lo que tuvo que hacer para evitar que la lluvia arruinara sus planes

Manuel Mijares y Lucero.
Manuel Mijares y Lucero.
Foto: Mezcalent

Gracias al alargamiento de la pandemia y la cancelación de prácticamente todos sus compromisos laborales, la mítica cantante Lucero se ha dado la oportunidad de hacer crecer sus redes sociales al abrir con ayuda de su hija su tan solicitado perfil en TikTok.

De igual forma, creó una serie de videos para YouTube en donde cuenta anécdotas de su vida personal y profesional, a la cual ha titulado “Mucho que contar”. El último de estos videos ha causado gran polémica ya que en él narra el ritual que hiciera en compañía de su exesposo para poder dar un concierto sumamente importante en su vida.

Corría el año 1999 cuando llegó el momento de celebrar sus primeros 20 años de trayectoria musical en la Plaza de Toros del entonces D.F., sin embargo, las fuertes lluvias propias de la temporada amenazaban con hacerles cancelar todo de último momento.

“Por ser el mes de junio era época de lluvias. Eso era lo que más nos preocupaba a todos en la producción porque un par de días antes, que ya habíamos empezado con el montaje del escenario, llovió muchísimo; fue una tormenta torrencial y tuvieron que resguardar y hacer casi un desmontaje porque aquello estaba muy complicado”, contó la mítica cantante.

Relata que, al despertar el día del concierto, lo primero que hizo fue salir al jardín de su hogar a clavar cuchillos, misión en la cual fue ayudada por Manuel Mijares, con quien para entonces seguía casada.

Pero contó también emocionada que lo más especial para ella fue llegar a la Plaza de Toros para darse cuenta que todos los miembros de su equipo habían hecho lo propio.

“Lo que más me ilusionó y enterneció, y me dio mucha emoción, fue ver que cuando yo llegué, empecé a buscar tras el escenario y había una zona donde se podía… había cientos de cuchillos y de tijeras, hasta alfileres y desarmadores clavados de todo el equipo, de todos los técnicos, de la gente involucrada en el show. Todos se dieron a la tarea de encajar objetos en el piso, en la tierra. Yo creo que eso fue lo que nos cumplió el deseo de que no lloviera; una sola gota no cayó”.