Es una buena decisión pero se extrañan las aulas, dice maestro del LAUSD

El nuevo año escolar, que arranca en agosto, seguirá siendo a través de enseñanza virtual

LAUSD permanecerá cerrada durante el otoño.
LAUSD permanecerá cerrada durante el otoño.
Foto: ROBYN BECK / Getty Images

A dos días de que la mayoría de miembros del Sindicato de Maestros (UTLA) votara en contra de reabrir los planteles del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), por temor a contagios de coronavirus, el superintendente Austin Beutner se unió a este llamado.

El LAUSD cuenta con alrededor de 75,000 empleados y sirve a más de 700,000 estudiantes, de los que casi el 80% pertenece a familias de bajos recursos. Es además, el segundo distrito escolar más grande de Estados Unidos, seguido de Nueva York.

Beutner publicó este lunes un video en redes sociales donde aseguró que el LAUSD intenta balancear las necesidades de aprendizaje de los estudiantes, el impacto del virus en las familias trabajadoras y la salud y seguridad en las escuelas de todas las comunidades.

“Si bien el nuevo año escolar comenzará en agosto, no dará inicio con los estudiantes en las instalaciones educativas”, aseguró.

“La salud y la seguridad de todos en la comunidad escolar no es algo que podamos comprometer”.

El supertintendente explicó que las noticias sobre la propagación del virus siguen siendo motivo de gran preocupación y recordó que la semana pasada, fue la peor en el área de Los Ángeles.

“La tasa de aquellos que dieron positivo para el virus se acerca al 10%, [una cifra] muy por encima del nivel del 5%, que son pautas que la Organización Mundial de la Salud dice es apropiado para que las comunidades vuelvan a abrir”, dijo Beutner.

Y los números han alarmado tanto que este lunes el gobernador de California Gavin Newsom anunció el cierre nuevamente de negocios no esenciales en 30 condados del estado así como el cierre permanente de ciertos servicios en todo el estado.

Buena decisión, pero se extraña la escuela

El maestro de historia, Ron Gochez, de la escuela Dra. Maya Angelou Community High School, dijo que para él como profesor, la noticia llega como un gran alivio.

“El abrir las escuelas en este momento ayudaría a propagar aún más el COVID-19 en nuestras comunidades, por lo que el distrito tomó la decisión correcta”.

“Quiero volver al aula y mis colegas también, pero queremos hacerlo cuando sea seguro”, indicó.
Gochez, quien enseña los grados 10 y 11, dijo que ayer ni bien Beutner terminó de dar la noticia, se encargó de dar aviso a sus estudiantes, quienes tuvieron sentimientos encontrados.

“Están contentos porque están de acuerdo en que no es seguro en este momento [la reapertura], pero también quieren regresar, especialmente los estudiantes de último año de secundaria”, comentó.

Por su parte Ana Ponce, directora ejecutiva de Great Public Schools Now y madre de un estudiante de tercer grado en una escuela de LAUSD, dijo que para ella la seguridad de su hijo es prioridad.

“Sabemos que por ahora estaremos con el aprendizaje a distancia, pero me preocupa la cantidad de minutos de instrucción que se le ofreció a mi hijo en los últimos meses… Por lo tanto, mi mayor preocupación es cuáles son los detalles de este tiempo, cuánto tiempo de instrucción recibirán los niños con instrucción en línea”.

Ponce también dijo que en Great Public Schools Now, una organización no lucrativa que aboga por el bienestar educacional de los niños, tienen muy consiente el hecho de que no todos los alumnos están recibiendo una educación pública gratuita y adecuada ya que no tienen el acceso necesario.

“No pueden aprender si no tienen conexión a Internet o no tienen el dispositivo apropiado, algo funcional que puedan usar para aprender”, explicó.

“[Aunque] sé que muchas organizaciones comunitarias se están movilizando para lograr políticas estatales y federales que aborden eso”.

Esta es una preocupación que comparte el maestro Gochez, quien dijo que para el final del semestre de primavera su clase contó con solo el 30% de estudiantes y ahora, en clases de verano, tiene a casi el 60% de los estudiantes, que solían estar en su clase.

El LAUSD dijo que en un par de semanas darán detalles de las clases para los chicos.

Distancia física hasta nuevo aviso

Beutner dijo en su comunicado que algunas personas afirman que los niños tienen menos probabilidades de portar el virus o sufrir menos consecuencias médicas graves si contraen la enfermedad.

No obstante, añadió que hay poca investigación para respaldar estas afirmaciones y que la reapertura de las escuelas solo aumentaría de manera significativa la interacción entre niños y adultos de diferentes familias.

“Un estudiante de 10 años puede tener a un maestro de 30 años, un conductor de autobús de 50 años y vivir con una abuela de 70 años”, explicó el superintendente del LAUSD.

“Todos ellos deben estar protegidos”, dijo y explicó que hay una urgencia de salud pública para evitar que las escuelas se conviertan en una lugar de contagio.

Agregó que para agosto, un equipo de educadores continúa trabajando las 24 horas para establecer planes para el nuevo año escolar.

“Nuestro compromiso con los estudiantes y sus familias es proporcionar la mejor educación posible en el aula [en el aula o virtual]”.

Si las clases se llegan a tomar en línea, las escuelas se asegurarán de que estas incluyan un horario regular de instrucción basada en estándares, que incluye la participación diaria en vivo entre maestros y estudiantes.

“Los maestros utilizarán evaluaciones regulares del progreso de los estudiantes para guiar su trabajo con los estudiantes y mantener a las familias informadas”, añadió.

“Cuando sea posible, las escuelas agregarán instrucción y tutoría individual, después de la escuela y los sábados por la mañana, para ayudar a los estudiantes a recuperar el tiempo perdido y acelerar su progreso”.

Beutner aseguró que habrá más información detallada del currículo escolar durante la primera semana de agosto.